Menú Portada
A través de su filial Konecta BTO SL

La Agencia Tributaria paga 2,1 millones a Emilio Botín por el servicio de cita previa de la declaración de la Renta

Marzo 12, 2014

El buen arranque del 2014 de la Bolsa en general y del sector de la Banca en particular no deja de esconder muchas debilidades de las grandes empresas. Este es el caso del Banco Santander que empieza un año en el que seguirá mejorando resultados, gracias a que provisiona menos dinero por sus activos inmobiliarios, pero en el que continuará  con una estrategia, como en años anteriores, de reforzar su balance deshaciéndose parcial o totalmente de sus empresas. Por ejemplo, ya sacó a Bolsa parte de su filial bancaria en México, vendió su inmobiliaria Altamira y parte de la gestora de fondos, Santander Asset Management. En este contexto es lógica la noticia sobre la posible emisión por el Banco de Emilio Botín de más de 1.500 millones en bonos convertibles, los denominados “CoCos”. Una información alarmante si tenemos en cuenta las pérdidas millonarias (de más del 30%), que tuvieron miles de sus clientes que acudieron a la última emisión de bonos convertibles que se vendió de forma masiva en las oficinas del Banco.

Con todo ello, Banco Santander sigue recibiendo balones de oxigeno del exterior. El último el del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro que acaba de adjudicar un suculento contrato de 2,1 millones de euros (IVA incluido), a una de sus filiales, Konecta BTO SL. El concurso de “servicio telefónico cita previa RENTA 2013” es uno de los más importantes entre los que pone en marcha la Agencia Tributaria y no deja de ser llamativo que la ganadora sea una empresa vinculada con el mayor Banco del nuestro país.
 
Todo un entramado empresarial
 
La relación de Konecta BTO SL con el Banco Santander no se capta tan directamente. La empresa domiciliada en la localidad madrileña de Alcobendas, tiene como objeto social “la prestación de toda clases de servicios de tele marketing, incluyendo la tele venta, líneas de atención, tele cobranza y otros servicios de marketing”. En 2012, último año con cuentas presentadas, cerró con una facturación de 226,7 millones de euros, unos beneficios 4,3 millones y una plantilla de 6.938 empleados. Konecta BTO SL es a su vez filial al 100% de otra sociedad, Grupo Konectanet SL, una empresa inscrita como “compañía holding” (poseedora de acciones de otras sociedades), con unos activos de 51,3 millones de euros y con un accionariado repartido entre distintas empresas entre las que destaca Andaluza de Inversiones SA, con un 48,25% del total.
 
Aunque su nombre parece no indicarlo, Andaluza de Inversiones es una empresa 100% del Banco de Emilio Botín. Domiciliada en la Ciudad del Grupo Santander en Boadilla del Monte, la empresa dedicada a “otras actividades auxiliares de la intervención financiera” tiene como matriz al Banco especializado en el crédito al consumo, Santander Consumer Finance SA. Es más, todas las gestiones contables del Grupo Konecta las realiza otra filial al 100% del Banco Santander, GESBAN Servicios Administrativos Globales SL y buena parte de los trabajadores de los servicios centrales de Banesto fueron externalizados a la fuerza a Konecta. En resumen, una empresa que debería ganar dinero concediendo tarjetas, préstamos y servicios financieros a empresas y particulares consigue grandes beneficios gracias a importantes contratos de servicios de tele operadora pagados entre otros por la Administración.
 
Una empresa con muchas dudas y sombras
 
Pero más allá de todo esto no es menos polémica la elección de Konecta por parte de la Agencia Tributaria para prestar este servicio, más cuando entre usuarios y empresas clientes la sociedad está en el ojo del huracán. El pasado mes de diciembre cerraba su sede en Torrelavega Santander), accediendo tan sólo al traslado de lugar de trabajo a Valladolid 3 de sus empleados, mientras que otros 149 optaron por el despido. Pero quizá el hecho más llamativo y que ha generado más polémica fue el despido de una trabajadora por no acudir a su centro de trabajo el día que la estaban desahuciando de su vivienda.
 
Según la empleada, pidió un cambio de turno para poder atender el día del desahucio de su vivienda en alquiler. Ante la negativa a este y la ausencia obligada de su puesto de trabajo fue despedida por “acumulación de faltas”. A pesar de estar debidamente justificadas, la empresa se escudó en que la Reforma Laboral les permite hacerlo. Todo ello generó una oleada de protestas y concentraciones no sólo en la sede de Konecta en Alcobendas sino trasladándose incluso a las puertas de las oficinas del cliente donde estaba subcontratado sus servicios, la compañía de seguros Aegon. Precisamente, fuentes de esta empresa señalan estar muy descontentos con los servicios que les presta Konecta. Al comprar la cartera de seguros del Banco Santander subrogaron los servicios de tele marketing de las mismas y ahora todas las quejas sobre como se comercializan los productos o se atienden a los clientes salpican a Aegon dañando su imagen. Pero a pesar de todos estos hechos conocidos, la Agencia Tributaria ha optado por una empresa con grandes dudas en la calidad de sus servicios y el trato a sus trabajadores.