Menú Portada

La Agencia Tributaria de Cristóbal Montoro sigue ignorando el ahorro que generan las nuevas tecnologías: aunque firme digitalmente una notificación a la semana siguiente la recibirá por escrito a través de una Notificación Administrativa certificada de Correos

Julio 29, 2016
montoro

Cada día es más sencillo hacer muchos de los trámites administrativos online. Si hace años la única forma era a través de un certificado digital, ahora se han multiplicado y simplificado las posibilidades gracias a sistemas como el DNI electrónico o el sistema Cl@ve Pin. Con todo ello podemos hacer muchas gestiones desde casa, con ahorro en tiempo para el ciudadano y también en coste para la Administración, aunque en el caso de la Agencia Tributaria de Cristóbal Montoro -que debería estar en plena lucha contra el Déficit Público-, parece preferir el gasto a la restricción del mismo.

Mientras que para las empresas es obligatorio que todas las notificaciones se transmitan por la vía electrónica, en el caso de las comunicaciones al ciudadano el uso de los métodos electrónicos es opcional. No obstante, son muchos los que leen y firman digitalmente confirmando la recepción de todas las notificaciones. La sorpresa se la llevan a los 7-10 días cuando reciben por carta certificada a su domicilio la misma comunicación. El método además no es un certificado ordinario de Correos, sino otro mucho más caro, a través de una Notificación Administrativa. Se trata de un servicio indicado exclusivamente para Organismos públicos, entidades administrativas y judiciales que necesiten tener constancia de que se ha realizado la entrega de sus comunicaciones de carácter legal. Son envíos certificados -entrega bajo firma-, que incluyen hasta dos intentos de entrega en domicilio. Además, añade los servicios de prueba de entrega certificada como garantía de recepción, mediante aviso de recibo o prueba de entrega electrónica; es decir, la misma prueba que genera cualquier firma electrónica, eso sí con un coste elevado que se multiplica por las miles de notificaciones que se envían a diario.

La cuestión está en saber si se trata de dejadez, negligencia o algo más sencillo: de nuevo una excusa para que desde el Estado se financie a Correos a través de contratos millonarios. La Agencia Tributaria de Cristóbal Montoro pagando a Correos, empresa perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que también depende de Cristóbal Montoro. Endogamia administrativa, eso sí, pagada por todos.