Menú Portada

La Agencia Tributaria de Cristóbal Montoro “cierra” en agosto para los pagos y permanece abierta para los ingresos y los requerimientos a los contribuyentes

Agosto 8, 2016
Agencia tributaria

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), no cierra en verano, pero, en muchos casos, como si lo hiciera. De momento, quedan pendientes millones de euros en devoluciones de la Renta 2015. En concreto, hasta el pasado 29 de julio, la Hacienda del ministro Cristóbal Montoro ha reintegrado un total de 7.877 millones de euros a 12,1 millones de contribuyentes, el 83% de las devoluciones y el 72% de los importes solicitados en la campaña del IRPF correspondientes al ejercicio 2015. Se repite el importante desfase entre número de declaraciones devueltas e importe, un 11% en este año, por la costumbre interesada de devolver primero las declaraciones de pequeño importe y dejar para el final de las cuantía superior, especialmente las del colectivo de los trabajadores autónomos.

Pero no es lo único. Si los beneficiarios de prestaciones por tener hijos con discapacidad o familia numerosa sufrieron retrasos de tres e incluso más meses, en algunos casos fueron justificadas en algunas administraciones de la AEAT por la acumulación de trabajo de la Campaña de la Renta 2015, ahora toca otro parón. Si piensan en utilizar estos pagos de 100 euros mensuales para, por ejemplo, los gastos de la vuelta al Colegio de sus hijos, olvídense de ellos. La AEAT no ha pagado en la gran mayoría de los casos junio, ni tampoco, por supuesto, julio. No será hasta finales de septiembre cuando algunos empezarán a ver en sus cuentas algún ingreso. Estos pagos, que deberían ser automáticos, son discrecionales, cuando la Agencia Tributaria de Cristóbal Montoro quiere.

Cuidado con los requerimientos

Por el contrario, agosto es un mal mes en caso de que reciba notificaciones, aunque el Tribunal Supremo les ha dado un importante tirón de orejas a favor del ciudadano. El problema para el contribuyente que se originaba en las vacaciones era más que importante. Si Hacienda envía al domicilio de un contribuyente una notificación y éste no la recoge en primera ni en segunda instancia, la notificación se publicará por edictos otorgando plena validez al acto de comunicación. Afortunadamente, una Sentencia del 13 de Mayo de 2015 estableció que, si se entiende que, razonablemente el contribuyente está de vacaciones, no se dará como válida la comunicación debiendo intentarlo en un momento posterior antes de recurrir a la notificación por edictos. Este punto importante debe tenerlo en cuenta ya que lo que no cesará de hacer Hacienda es mandar notificaciones.

¿Qué ocurre con las empresas? Estas reciben las notificaciones de forma electrónica y si no las ha leído en un plazo de 10 días desde su emisión se consideran como notificadas. Para evitar esto, se permite seleccionar un máximo de 30 días naturales al año en los que Hacienda no podrá depositar notificaciones electrónicas en su buzón electrónico debiendo solicitarlo al menos con 7 días de antelación al primer día seleccionado.

Ambos puntos son fundamentales, porque Hacienda puede no pagar pero la maquinaria para cobrar no se detiene en vacaciones.