Menú Portada
La principal fuente de financiación de este Organismo es el ministerio de Exteriores de Trinidad Jiménez

La Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo gastó 966,8 millones de euros en 2010

Noviembre 2, 2011

De esta cantidad destinó 805 millones a subvenciones, y de estos 650 millones a ayudas al desarrollo

En el pasado año invirtió 44 millones en terrenos y construcciones

Entre las ayudas destacan las destinadas a Libia y manda material para los afectados del terremoto de Turquía


Ya se cuentan las semanas, incluso los días para el final del Gobierno de Rodríguez Zapatero, una época en las que entre muchas banderas ha estado la Ayuda a otros países con iniciativas como la Alianza de Civilizaciones que pasará con más pena que gloria, y la ayuda al desarrollo que ahora está en manos de Trinidad Jiménez como responsable de Asuntos Exteriores. Una ministra, que hasta en los últimos días tendrá que manejar una patata caliente como la gestión del estado de los cooperantes españoles secuestrados en Dabaab (Kenia) y en Tinduf (Argelia), una situación en la que está “optimista” pero “prudente”.

Pero el principal motor de la ayuda internacional ha sido y es la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID), organismo dependiente del ministerio de Asuntos Exteriores que presentó en su ejercicio de 2010 un pasivo, es decir unas deudas, de 653.632.534 euros, muy similar a los del año anterior, cuando el volumen pasivo de la entidad se situó en 671.749.487 euros, con unos gastos totales de 966.792.655,02 euros.

Así, AECID todavía tiene pendiente de pago 225.875.869 euros antes del 31 de diciembre, dentro del capítulo de liquidación del presupuesto de gasto por programas. Por capítulos, los gastos de personal y de bienes y servicios se llevaron 53.795.430 y 69.076.630 euros, respectivamente.

Entre las actividades que AECID realiza con los fondos del Estado destacan las ayudas humanitarias en países subdesarrollados, donde llevan alimentos, construyen escuelas o colaboran en el fortalecimiento de los gobiernos, que muchas veces son débiles e inexpertos y cuentan con una larga tradición de golpismo y dictaduras militares. También organiza cursos y seminarios de cooperación, así como subvenciones a universidades y centros docentes para el fomento de la educación y la cultura.

Según los últimos datos, el número de trabajadores de AECID durante 2010 fue de 369 funcionarios y 646 empleados, repartidos entre la sede central en España y el resto del mundo. La principal fuente de financiación con que cuenta el organismo son las transferencias procedentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, que en el ejercicio 2010 sufragó el 95 por ciento de todos sus ingresos. Cuenta también con ganancias propias procedentes de la venta de publicaciones, pero que son de escasa importancia económica.

En el ejercicio del pasado año, AECID invirtió más de 44 millones de euros en terrenos y construcciones; más de 20 en mobiliario y cuatro y medio en aplicaciones informáticas. Entre las subvenciones más destacadas se sitúan las de ayuda oficial al desarrollo, con unos 650 millones de euros, seguidas de las ayudas humanitarias, con más de 86 millones destinados para este fin, y las de cooperación cultural y científica, con algo más de seis millones de euros.

Por otro lado, según el estudio que publica el BOE, la previsión de gastos con cargo a los presupuestos que AECID maneja para 2011 supera los 800 millones de euros, con un remanente de tesorería de más de 175 millones de euros.

Acciones humanitarias

Entre las acciones más relevantes llevadas a cabo en los últimos tiempos por AECID destaca el traslado en avión a España de 52 ciudadanos libios que fueron heridos en los recientes enfrentamientos en el país norteafricano, y que desembocaron en la caída y muerte del dictador Gadafi. El Ministerio de Exteriores informó que han recibido tratamiento médico y que en los próximos días otro grupo de libios en condiciones similares será también enviado a España, como respuesta a la solicitud de ayuda realizada por las autoridades libias al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los pacientes, entre los que hay casos de paraplejía y complicaciones oftalmológicas, han requerido intervención quirúrgica y rehabilitación, y han sido atendidos en centros hospitalarios españoles ante la imposibilidad de recibir tratamiento en Libia, debido a los graves daños sufridos por las infraestructuras médicas de aquel país durante el conflicto armado.

Por otro lado, AECID envió recientemente un avión a Turquía con más de 16 toneladas de material de cobijo destinadas a la población afectada por el terremoto de Van, en el este del país, que se ha cobrado hasta el momento la vida de casi 600 personas y ha dejado cerca de 3.000 heridos. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la mercancía, valorada en más de 80.000 euros, está formada por 329 tiendas familiares preparadas para el invierno, que podrán alojar a unas 1.700 personas.