Menú Portada
Mientras el Ministerio de Asuntos Exteriores recorta el 28,9% la partida de ayudas al desarrollo

La Agencia Española de Cooperación Internacional destina 73.815 euros en cheques restaurante para los desayunos y comidas de sus empleados en Madrid

Abril 8, 2013
pq_929_margallo.jpg

Pocas partidas se han librado de los recortes en los dos últimos años, pero sin duda uno de los mayores ha sido la cooperación internacional que en buena parte depende del Ministerio de Asuntos Exteriores  y de Cooperación de José Manuel García-Margallo. Si en general, este  Ministerio ha visto reducido un 10% su presupuesto para 2013 con respecto al ejercicio anterior, la gran perjudicada ha sido la cooperación de la que se ha recortado en 157,99 millones de euros. En 2013, Exteriores gestiona alrededor del 40% del total de la Ayuda Oficial al Desarrollo a cargo de la Administración General del Estado, principalmente a través de tres instrumentos fundamentales: la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el Fondo para la Promoción del Desarrollo (Fonprode) y el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento.</span>

El presupuesto de la AECID se recorta casi un 30% con respecto al ejercicio anterior y se queda con 266,45 millones de euros, el mayor de todos los ajustes, y estos recortes obligan a concentrar las acciones en menos países y es que según señaló el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado el principal objetivo que persigue con el programa de cooperación es el de adecuar la política de desarrollo “a las nuevas realidades, tanto de la española como la de los países receptores“.

Sin recortes en “desayunos y/o comidas”

Pero mientras llegan los recortes en sus ayudas al exterior, se mantienen otras partidas, como las que afectan directamente a los funcionarios de la AECID. Así estos recortes no alcanzan a los “desayunos y/o comidas” de su personal en las sedes de las calles Almansa y Beatriz de Bobadilla, a los que se destina hasta 73.815 euros en cheques restaurantes según se refleja en la licitación publicada el pasado 4 de abril. En ella se concretan las cantidades (25.962,83 euros para lo que queda en 2013 y otros 47.853,05 euros en 2014) y otros detalles llamativos.

Uno de ellos, es que se siga usando la modalidad de “cheque restaurante” cuando en buena parte de las empresas se ha sustituido por la modalidad de “tarjeta” que lleva un mayor control del gasto mensual de los trabajadores. Por el contrario, la AECID opta por este tipo de pago “obsoleto” que genera grandes ventajas para sus trabajadores, ya que como se detalla en el pliego de condiciones “los cheques restaurantes tendrán una caducidad mínima de 6 meses y una caducidad máxima de 12 meses. Si llegada la fecha de caducidad, los cheques no han sido consumidos, la empresa adjudicataria los repondrá sin coste alguno, emitiéndolos de nuevo”. Es decir, más allá de su uso a lo largo del mes para el que están en teoría  destinados se posibilita que puedan seguir utilizándose en otros meses y en otros lugares.

Y es que aunque en la licitación se mencione que “la empresa adjudicataria deberá contar, entre sus asociados, con los restaurantes y cafeterías de la zona”  esta condición tan sólo es valorada con un máximo de 10 puntos (sobre 100) a la hora de elegir la mejor oferta, muy por debajo de los 20 puntos por “plazo de ejecución o entrega”, los 20 puntos por la sustitución en caso de robo, hurto, deterioro o extravió o los 50 puntos para quien ofrezca un porcentaje de gastos de gestión más bajo. Toda una ventaja en tiempos de recortes que deja muchas dudas salvo garantizar los “desayunos y/o comidas” del personal del AECID.