Menú Portada
Cuando la semana próxima se inicie el proceso de inhabilitación a Villar, Blatter podría intentar cumplir sus amenazas contra España

La Administración tiene preparadas sendas demandas por si fuera necesario actuar contra la FIFA

Marzo 27, 2008

La Administración española, por medio de la Abogacía del Estado, ha preparado sendos recursos contra la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), que activará si el organismo que preside el suizo Joseph Blatter consumara su amenaza de expulsar a España de la próxima Eurocopa de fútbol. Ello es consecuencia del expediente de inhabilitación contra Villar que se inciará el próximo martes, 1 de abril.

pq__lisaaEP.jpg

Pasan los días, las semanas, y no se produce ningún movimiento que evite lo inevitable. O sea, la apertura de expediente contra el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Angel María Villar. Desde que el 17 de marzo tuviera lugar el encuentro entre el secretario de Estado, Jaime Lissavetzky, y el grupo de presidentes de clubes que se autoproclaman ‘comisión’ pero que en la propia RFEF dicen que no se representan ni a sí mismos, no ha vuelto a haber ningún encuentro más. Todo lo más otra reunión informal entre el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y un alto cargo del Consejo Superior de Deportes (CSD) que no fue Lissavetzky ayer mismo. El asunto tratado, el borrador de solicitud de aplazamiento de las elecciones que el propio Cerezo envió al CSD y que supuestamente, si es aceptado, tiene que llevar la firma de Villar y el membrete de la RFEF. El problema es que en el CSD se exige que el contenido de ese texto se tiene que incluir el reconocimiento de la orden ministerial y el aplazamiento a su amparo, cosa que los intermediarios saben que Villar no acepta de ningún modo. De hecho, el pasado lunes se le entregaron hasta nueve borradores diferentes al presidente de la RFEF y todos los rechazó por la referencia a la orden ministetrial. Ayer Cerezo llevó en mano un nuevo borrador al CSD, que dicen es del agrado de Villar. Pero si no se ajusta a la OM no puede ser admisible.
En esas andamos cuando se ha consumido la última semana hábil para resolver cualquier tema relacionado con las convocatorias de elecciones a las federaciones deportivas, y son nada menos que 16 las que no han resuelto los problemas. La diferencia es que 15 de ellas han colaborado con la Administración y una se ha opuesto a ella. El lunes es 31 de marzo, último día hábil para que se convoquen oficialmente las elecciones presidenciales por parte de los presidentes salientes. Pero para formular esa fecha antes había que cumplir otros trámites que en el caso de la RFEF no se han producido. En un acto de extrema prudencia en el CSD se daría por bueno el anuncio de la convocatoria y los pasos anteriores se solucionarían a posteriori, aunque en ese supuesto a buen seguro que habría recursos de las federaciones territoriales afectadas. Pero al menos habría una fecha y que luego decidieran los órganos competentes (Junta de Garantías Electorales y Comité Español de Disciplina Deportiva) si el proceso era válido o no.
Pero ese paso lo tiene que dar el enrocado Villar, que ya agotó la vía contencioso-administrativa para anular el efecto inmediato de la OM, y no está por la labor de echar un paso atrás, pensando o convencido de que el apoyo de la FIFA es más que suficiente ante la Administración española.
Y así lo ha hecho saber en público a los periodistas amigos, que, dicho sea de paso, veremos cuántos le quedan el día en que la legislación caiga con todo su peso sobre él y su junta directiva. Que tome ejemplo de Mariano Rajoy y los “periodistas amigos” que le han quedado tras la derrota electoral. Me cuentan que Villar ha dicho en Elche, donde estaba con motivo del España-Italia del pasado miércoles, que a él no le sacan ni los GEOS de la Federación. Seguramente se apoya en la resistencia que está haciendo con el tema de la sede de la Ciudad del Fútbol, con varias sentencias ya ejecutivas incumplidas.
Cuentan, pero yo no me lo creo, que Villar se vanagloria de que la Administración española, más en concreto la secretaría de Estado para el Deporte, no se atreve a actuar contra él por miedo a las consecuencias internacionales que conllevaría ello, dado “su poder” en FIFA y UEFA. Lo malo del tema es que entre la oposición a Villar también los hay que piensan parecido y sólo así entienden que el CSD no haya actuado ya.
Una aclaración. Aquí hemos publicado varias veces que existe un escrito en forma de demanda penal contra el secretario de Estado por “prevaricación por omisión”. Escrito que no se ha llevado aún a ningún juzgado, pero que no tiene como demandante a Mateo Alemany, el cabeza visible de la oposición. Alemany confía en que el CSD aplicará la legalidad, y si la próxima semana no están convocadas las elecciones, por parte del grupo de federaciones opositoras a Villar se interpondrá una demanda contra el presidente de la RFEF por incumplimiento de la orden ministerial, solicitando al juez que haga la convocatoria. Y contra esa orden judicial no caben medidas cautelares dilatorias porque precisamente el presunto delito está en el incumplimiento de fechas.

La Comisión Europea, informada

Como decíamos al comienzo, la Abogacía del Estado ha preparado dos escritos para actuar de forma inmediata si tras anunciarse la próxima semana la apertura del expediente de inhabilitación a Villar, Joseph Blatter ejecutara su amenaza de expulsión contra España que implicaría la no participación de España en la Eurocopa de este verano y la expulsión del FC Barcelona y del Getafe de la Champions y la Copa de la UEFA, respectivamente.
El primero de los escritos es una demanda contra la FIFA en la corte de comercio de Zurich por la aplicación de unas normas que van contra la legislación europea, española y suiza. Los reglamentos de la FIFA incumplen las leyes de asociación de la Unión y también de Suiza. Lo han incumplido siempre pero todavía no ha llegado ninguna demanda solicitando que se anulen esas normativas. Bueno, sí hay interpuesta una demanda en esa misma corte por parte de un ciudadano español que está pendiente de fallo.
El segundo escrito está dirigido a la Comisión Europea, a la que se recurriría para que sea el máximo organismo de la Unión quien intervenga y sancione a la FIFA por su intromisión en las legislaciones de estados soberanos. La Comisión ya conoce el asunto porque así lo comunicó el pasado 16 de marzo Lissavetzky a los ministros de deportes de los 27 países miembros.
¿Por qué no se ha hecho aún? La explicación es que hasta que no se produzca el delito no puede haber demandas, y la amenaza verbal de Blatter no ha supuesto aún perjuicio alguno.