Menú Portada
El piloto asturiano percibe 30 millones cada ejercicio

Kimi Raikkonen un monaguillo incómodo para Alonso: cobrará 10 millones menos por año

Septiembre 11, 2013

Lo imposible ha pasado. La red de redes se estremece, a los cibercotillas les faltan dedos para teclear, y a los fanáticos de dos de los mejores pilotos del Siglo XXI se les va y les vienen los colores: Alonso y Kimi ejercerán de pareja de hecho el año que viene en un pacto que muchos ven contranatura.

Los cuatro tipos verdaderamente valiosos de la parrilla, los verdaderos ´Cuatro Fantásticos´ son Vettel, Lewis, Kimi y Alonso. El primero va camino de lograr su cuarta corona consecutiva en una de las rachas más exitosas de la historia del deporte. El segundo se marchó de un McLaren en horas bajas para asomar acertadamente en un equipo Mercedes que está avisando de lo que puede ser un éxito masivo el año que viene. Por todo ello, la jugada de Ferrari tiene toda la lógica deportiva del mundo al reunir en su seno al 50% de los carreristas de mayor calidad del orbe. Si consiguen tener un coche digno, al menos si no ganan el título de pilotos, tendrán la oportunidad de alcanzar el de constructores por la pura masividad de puntos que acumulen sus dos diestros.

El problema no es la calidad que atesoran, sino la extraña pareja que conforman estos dos gallos de pelea con espolones de fibra de carbono sentados en la misma mesa. De manera tradicional en Ferrari siempre han trabajado para un primer espada y el otro, sencillamente, se interponía entre su jefe de filas y el resto, o trincaba puntos que no recalaban sobre otros pilotos. Sólo en una ocasión ha coincidido dos Campeones del Mundo en la escudería italiana en 63 años de veloz historia. Esta vez será la segunda, y ante los dos entorchados de Alonso, que será el quinto año de rojo, que todos los desarrollos técnicos le tienen como referencia, y que está muy establecido en Maranello, pocos dudan de que seguirá manteniendo el status de voz solista. Kimi llega de nuevas y si los rumores son ciertos, cobrará 20 millones de euros a cambio de sus servicios, diez menos que los que se le atribuyen al asturiano. Los trienios de antigüedad tienen su valor en beneficio de ALO y eso en la jerarquía se deberá notar en la misma medida.

Dos perfiles muy diferentes

Fernando y Kimi-Matthias son dos pilotos distintos. El primero, según el criterio del periodista Peter Windsor, sería de los que “nacen y se hacen“. Probablemente no sea el más rápido de todos pero es tremendamente trabajador, serio, muy profesional, hace unas carreras únicas y controla a su equipo como si fuera Gran Hermano. Puede tirarse horas sentado en silencio en el box hasta que vea a un mecánico acercarse a su oficina móvil con una pegatina. Le llamará por su nombre de pila, le preguntará que eso qué es, que donde irá puesta. Llamará a un ingeniero, luego a un aerodinamista, pedirá otras opciones, y al subirse al coche ya sabrá que de ese lado su monoplaza tendrá una tara aerodinámica de micrones y por ello adaptará su pilotaje. Kimi es su antítesis. Nació para correr como un “elegido bíblico”, es un velocista puro. Vividor declarado, le gusta el alcohol, las juergas y la vida disoluta. Aporta a su equipo lo justo para cumplir aunque tiene una capacidad de concentración única y una sensibilidad al volante equiparable a la de un neurocirujano. Nadie percibe el coche como él… y lo que es peor -para Alonso– puede que a una vuelta, sea más rápido. En Lotus nadie le preguntaba donde había estado la noche anterior… porque se subía en el coche silenciosamente y dejaba al resto atrás. Cuando llegan los resultados -y con él llegan- nadie pone pegas.

Entre los dos aumentarán el nivel de la Scuderia, pero aunque en la globalidad de una temporada completa no es difícil pensar que el asturiano se lleve el felino al agua, pero… ¿Qué ocurrirá cuando el finlandés esté por delante y su socio ande falto de espacio para hacer cabalgar su cavallino rampante? Porque esto es lo que va a ocurrir más de una vez. ¿Qué pasará cuando a Kimi le digan por su radio “apártate, que viene Fer“? Lo más probable es que responda lo mismo que a su gente de Lotus: “dejadme en paz. Se lo que estoy haciendo” con un corte de mangas solapado y haciendo caso omiso de las ahora legales órdenes de equipo.

Con el fichaje de Raikkonen, el Ejército Rojo han elevado su potencia de fuego, aunque con un peligroso coste social interno que bien podría conducir la situación que Alonso vivió en McLaren con posterior tocata y fuga. Es más, ya hay quien dice a donde va a ir en 2015. Le sientan en el aún inexistente McLaren-Honda o incluso en Mercedes, al lado de Lewis Hamilton. El año que viene va a haber dos temporadas: la de estos dos, y la de los demás.

José M. Zapico/Virutas
@VirutasF1