Menú Portada
El hijo de Isabel Pantoja acude a los tribunales

Kiko Rivera emprende acciones legales contra su última conquista

Julio 15, 2009

No quiere continuar siendo el eterno personaje del corazón cuya vida privada es habitual en el coso rosa. Las últimas declaraciones de Marcia Di Lele le ha enfurecido sobremanera. Tanto, que ha querido acudir a los tribunales.

pq_822_kikorivera.jpg

Es famoso desde la cuna. Sin embargo, todavía parece no haberse aclimatado al ajetreo mediático que le acompaña desde que desembarcó en el mundo del corazón. Kiko Rivera no siempre ha estado en desacuerdo en ser protagonista de las noticias que giran en torno a su vida privada. En más de una ocasión ha percibido cantidades astronómicas por ventilar aspectos de su vida privada o, bien, dejarse fotografiar por reporteros gráficos que, en su día, se ocupaban y preocupaban por protegerle. En los últimos días, Kiko ha vuelto a la más rabiosa actualidad. Su supuesta relación con Marcia Di Lele, una ex actriz porno de hechuras sobrenaturales, no ha dejado indiferente a nadie. Tanto, que incluso el testimonio de la brasileña ya es buscado y rebuscado por programas de televisión. Así pues, Rivera quiere cortar por lo sano. Su abogada, la prestigiosa Graciela Otondo, ha interpuesto en su nombre una demanda por injurias y calumnias después de que la actriz insinuara públicamente que podría estar embarazada. El mozalbete está ofuscado porque considera excesivamente graves las acusaciones que Marcia vertió en el programa que el jerezano Jaime Cantizano conduce los viernes noche en Antena Tres. Kiko insiste en que carecen de veracidad todas y cada una de sus afirmaciones y que, prácticamente, no conoce a la joven de la moral distraída. El hijo de la tonadillera no puede esconder su sorpresa ante la publicación de las imágenes en las que retozaba alegremente con la explosiva muchachuela. Me cuentan que Kiko se siente traicionado, dolido y algo más que molesto. Quizás, por eso, ha decidido acudir directamente a los tribunales sin intentar solucionar amistosamente un conflicto que tiene todos los ingredientes para convertirse en tema recurrente durante todo el verano en los programas del corazón. No sólo eso, pues es más que probable que intenten solicitar medidas cautelares para evitar que el escándalo engorde insospechadamente. De momento habrá que esperar a que la demanda sea admitida a trámite para intentar poner el punto y seguido a este nuevo escándalo que azota a Kiko Rivera, que ahora empieza a despuntar como monologuista de La Sexta. Tanto, que incluso los propios directivos de la cadena de Mediapro no dan crédito al buen rendimiento que ‘Desmontando a Paquirrín’ está teniendo en prácticamente todas las franjas horarias. Al final será cierto aquello de que el arte se hereda. De casta le viene al galgo.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com