Menú Portada

Kiko Hernández se baja los pantalones para evitar la cárcel, Imanol Arias queda retratado por la hemeroteca y Cebrián renueva El País Semanal tras blindar su contrato

Abril 8, 2016
kiko-hernandez

Ayer entre serio e irónico Kiko Hernández expusó “mi respeto y consideración a José Ortega Cano, al que pido perdón”. El colaborador de Sálvame anunció que había llegado a un acuerdo con el matador de toros, que le había interpuesto una demanda por el tratamiento informativo que hizo a una noticia sobre su hijo José Fernando.

Ortega, que pedía dos años y medio de cárcel para Hernández, no tuvo el mismo respeto y consdieración por parte del colaborador cuando le interpuso una demanda: “Me parece terrible que alguien que ha matado a una persona tenga la indecencia de pedirme esto”.

Pero esto sucedió en 2012, cuando Kiko no tenía la amenaza de la prisión en mente. Y es que el año pasado fue condenado a a seis meses de prisión por apropiación indebida de 14.000 euros a una clienta de su inmobiliaria. Hernández se baja ahora los pantalones consciente de que la demanda que le ha interpuesto Liberto López de la Franca y la de Ortega, en caso de prosperar, podrían llevarle directo a la prisión.

Imanol Arias al descubierto

Al rojo vivo desveló ayer que Imanol Arias aparece salpicado por el escándalo de los papeles panameños. El presentador del programa, Antonio García Ferreras, anunció que el actor “habría creado una sociedad en un paraíso fiscal para abrir, el mismo día, una cuenta en un banco suizo mediante una firma autorizada en 1998”.

El protagonista de Cuéntame cómo pasó rehusó hasta en dos ocasiones hacer declaraciones a La Sexta, pero su representante señaló al programa que la situación del artista está regularizada con Hacienda. Es decir, que la excusa que han utilizado otros vuelve a ser empleada como arma para cubrir una información que mancha su reputación.

Según La Sexta, Imanol radicó la sociedad offshore Trekel Tranding Limited, con un capital inicial de 50.000 dólares, en el microestado de Niu, situado en el océano Pacífico y con una población que no llega siquiera a 1.200 habitantes.

El Twitter algunos usuarios tiraron de hemeroteca para recordarle a Arias su presencia el pasado verano en La Sexta Noche, donde culpó de todos los males de la crisis a la clase política: “No me gusta manifestarme en la política. SI me manifestara montaría una bomba. Me pasa como a la mayoría de los ciudadanos, estamos todos muy cansados de esta mentira. Es todo muy mentiroso. Y muy mediático. Mientras yo digo esto habrá 1.500 personas pagadas para ponerme a caldo mañana. Y no me interesa eso”.

Extraconfidencial destapó en 2010 una información que compromete al Grupo Ganga, del que Imanol Arias es estrella y accionista por lo cual no es la primera vez que este señor, acusado también de cometer “prácticas despreciables” por parte de su compañero Willy Toledo y de ser “mal compañero” por parte de Pilar Punzano, ex integrante de Cuéntame cómo pasó.

Cebrian renueva El País Semanal

Juan Luis Cebrián suma y sigue. Y es que el consejero delegado de Prisa, mandamás del grupo tras la muerte de Polanco, acaba de ver renovado su contrato hasta 2020. Por esas fechas el ex director de El País se acercará a los 75 años, por lo cual y tras embolsarse una prima de jubilación de seis millones de euros, podría decir adiós a la empresa en la que habrá desarrollado su carrera durante 44 años.

“Janli”, que tan solo el año pasado se embolsó dos millones de euros pese a que a final de año la deuda del grupo era valorada en 1.659 millones de euros. No ayuda a aminorar la deuda El País, que no deja de perder prestigio, facturación y lectores año a año, por lo cual está recibiendo estímulos de Cebrián y compañía.

La última ha sido la renovación de fondo y forma de El País Semanal, cuya estética ha evolucionado hasta parecerse milimétricamente a las últimas novedades editoriales entre las revistas masculinas: fotografías impecables, papel de calidad y textos cada vez más pulidos.

Pero aun así El País desde hace tiempo tiene poco que contar, por lo cual se refugia en el estatus añejo para reproducir en su remozado suplemento textos sobre gastronomía, belleza,  moda, viajes y demás temas superficiales, asépticos y dóciles con el poder, para el cual han sacrificado su independencia y su línea editorial a cambio de evitar la quiebra.

Hace años El País contaba con firmas que dotaban de profundidad al periódico, que promulgaba ideas mientras los Ministros temblaban ante sus furiosos editoriales. Pero de eso queda poco o nada, porque el periódico ya ha emprendido, tal y como anunció su enterrador Antonio Caño, su viaje por el camino que acaba en el cementerio de elefantes.

Más vida se le presume al irrelevante Huffington Post, estética discreta y ética por los suelos ya que no paga las colaboraciones. Y es que el digital dirigido por Montserrat Domínguez sirve de escaparate esos contenidos virales que ni influyen ni fidelizan. No hay más que comparar su tráfico entre diciembre de 2015 y febrero de 2016. En el último mes del año pasado el digital nativo con más usuarios únicos: más de siete millones y medio. Pero tan solo dos meses después millón y medio de esos seguidores se habían ido por el desagüe. Algo huele mal.

El economista de cabecera de Podemos se revuelve contra La Sexta

Vincenç Navarro, coautor del programa económico que presentó Podemos en las últimas elecciones generales, se ha revuelto contra la principal plataforma de promoción de su partido: La Sexta. Y es que este gurú financiero arremetió contra el programa La Sexta Noche desde se columna en Público de la siguiente manera: “La Sexta Noche, ejemplifica, por desgracia, lo que en España se conoce como “debate político”. En realidad, de debate el programa tiene muy poco. Lo que hay es, con abusiva frecuencia, un intercambio de insultos, interrupciones, gritos y, sobre todo, muy mala educación, promovida, en general, por los tertulianos de derechas (cuyos homólogos en el panorama europeo serían más bien próximos a la ultraderecha), y que, en general, ni siquiera dejan hablar a los tertulianos de izquierdas. Si bien es cierto que estos últimos –contaminados o provocados por los anteriores- también contribuyen al griterío, el hecho es que es fácil de ver que son los tertulianos de derechas los que expresan mayor falta de educación, grosería, manipulación, mentiras y escasísimo rigor, mostrando claramente su escasísima cultura democrática”.

Continúa el economista catalán atizando a Marhuenda e Inda: “Me resisto a creer que no haya en España otros periodistas o políticos de derechas que sean mejores que los que aparecen en tal mal llamado “debate”. En ningún otro país en el que he vivido he visto una imagen más deprimente de lo que se quiere dignificar bajo tal nombre. Ni siquiera en la Fox de EEUU. Mírenlo y compárenlo, y lo verán. Y no es solo el sesgo tan marcado que hay en la selección de tertulianos (los únicos que aparecen durante toda la noche son los eternos Eduardo Inda y Francisco Marhuenda), sino también las malas maneras, la falta de respeto y la imposibilidad de argumentar, que alcanzan niveles auténticamente desagradables, incluso para el televidente. Da una imagen muy pobre de la cultura política y mediática del país”.

Y remata el asunto ridiculizando la sección económica del programa: “Esta sección del programa La Sexta Noche aparece en la última parte del programa, que, por regla general, se emite ya casi a la 1 de la madrugada. La gran mayoría, por no decir la totalidad de los expertos economistas son economistas de tendencia liberal, bien ultraliberales o socioliberales, como fue el caso, en uno de los últimos sábados, el 19 de marzo, del Sr. José Carlos Díez, que además de ser el gurú económico de La Sexta, lo es también de El País. Es, a su vez, próximo a la dirección del PSOE, habiendo sido uno de los defensores de las políticas del gobierno Zapatero en su respuesta a la crisis”.

Jorge Higueras