Menú Portada

Kiko Hernández miente tras ser demandado y podría ir a la cárcel mientras Alfonso Ussía denuncia que el Gobierno obligó a sus jefes a rescatar a La Sexta y reprocha a su periódico, La Razón, por callar sobre la entrevista al terrorista Otegui

Abril 22, 2016
kiko-hernandez

Paz Padilla anunció ayer en Sálvame que Toño Sanchís ha demandado a Kiko Hernández por sus comentarios durante el culebrón en el que se convirtió su divorcio profesional con Belén Esteban. El mánager exige al colaborador de Telecinco 450.000 euros, por lo cual éste podría acabar con sus huesos en prisión si los juicios que tiene pendientes prosperan.

El principal, hasta el momento, es la querella que le interpuso Liberto López de la Franca por supuestamente violar “su derecho a la intimidad“, pero Hernández ahora se enfrenta a un toro de altura pese a lo altivo que se mostró ayer: “Le he preguntado a mi abogado Agustín cuántas demandas me han puesto en estos 15 años en Tele5 y llevo 44. ¿Cuántas he perdido? Ninguna. Me pone ahora este señor una querella porque yo he dicho que filtra información de sus representados, algo que han dicho varios famosos en este mismo plató”.

El colaborador también desveló el segundo motivo de su demanda: “También dice que me la interpone porque afirmo que se apropiaba un porcentaje que no le correspondía, algo que ha dicho la propia Belén Esteban“. Su compañera, molesta con su ex representante, le echó un capote: “Me ha llegado a cobrar un 85% de un contrato. No me hagáis hablar, que me pongo mala de tenerme que callar aunque mis compañeras sepan toda mi situación”.

Hernández remató sus voces a cámara avanzando que no se va a callar sobre el tema y que ahora está “cabreado, eso sí, respetaré la legalidad”. Estaría bien que empezase a respetarla….

Las mentiras de Hernández al descubierto

El señor Hernández le soltó ayer a sus espectadores un embuste colosal: nunca ha sido condenado en 15 años de profesión. Debe olvidar este señor que en marzo del año pasado fue condenado a seis años de prisión por “apropiarse indebidamente 14.000 euros de una clienta de su inmobiliaria“. Este hecho le ha provocado sumar unos antecedentes penales que le han hecho recular en varias ocasiones. La última, con Ortega Cano, con el que se bajó sus pantalones después de recordarle que había matado a un señor(http://extraconfidencial.com/noticias/kiko-hernandez-se-baja-los-pantalones-para-evitar-la-carcel-imanol-arias-queda-retratado-por-la-hemeroteca-y-cebrian-renueva-el-pais-semanal-tras-blindar-su-contrato/).

Alfonso Ussía denuncia que el Gobierno obligó a sus jefes a rescatar a La Sexta

Sobre la estrategia del Grupo Planeta de acoger a varias sensibilidades políticas mucho se ha hablado y escrito. De todos es sabido que la familia Lara siempre ha tenido simpatías de puertas para adentro hacia la derecha política, pero este hecho no ha sido óbice para que el Grupo adquiriese medios como Avui o La Sexta, con líneas ideológicas cercanas al independentismo catalán o a la extrema izquierda española.

Este conflicto ha provocado que ex estrellas de los medios del Grupo, presidido por José Creuheras, como Luis María Anson o Carlos Herrera hayan declarado en público su enfado por el problema de conciencia que les supone contar con tales compañeros de viaje. Pero ninguno de ellos ha sido tan rotundo como Alfonso Ussía, que este miércoles se lanzó al cuello del Grupo Planeta.

El escritor, columnista estrella de La Razón, hablaba así del silencio de su periódico sobre la polémica entrevista de Jordi Évole a Arnaldo Otegi: “No entiendo los silencios corporativos. En mi periódico apenas se ha comentado la vergonzosa y almibarada entrevista de Évole a un terrorista recién libertado. Una impostura. La Sexta, que invierte una buena parte de sus horas criticando a Soria, apenas se ocupa de otros dineros”.

Aun así, el padre del Marqués de Sotoancho desmiente que La Sexta y La Razón compartan Grupo empresarial, tan solo máximo accionista, que no parece poco: “No es cierto que La Razón y La Sexta formen parte de la misma empresa. Sí comparte al accionista de referencia, pero el resto del accionariado de La Razón nada tiene que ver con la Cadena inclasificable que Soraya Sáenz de Santamaría obligó a rescatar de la quiebra”.

¿Está diciendo Ussía que el Gobierno obligó a la familia Lara a rescatar de la quiebra a la citada Cadena? No es el primero y último que lo hace, pero es extraño que una de las estrellas mejor pagadas del Grupo sea tan osado de denunciar este hecho desde un medio del propio holding, al que sin ambages le reprocha su cobardía: “Es posible que Évole se sienta triunfador por haber alcanzado sus objetivos. Yo, modestamente, me siento asqueado. Y uso de mi libertad para manifestarlo públicamente. No estamos locos. Simplemente somos unos gallinas. Todavía con plumas, eso sí, pero no se sabe por cuánto tiempo”.

Tertsch, Rojo y Miralles responden a Podemos

La formación Podemos ha aprovechado las palabras del presidente del comité de empresa de Telemadrid, Luis Lombardo, para exigir la presencia en la Asamblea madrileña de los periodistas Cristina Tárrega, Melchor Miralles, Alfonso Rojo, Hermann Tertsch y Ernesto Sáenz de Buruaga.

Según Lombardo, éstos se aprovecharon de una red clientelar puesta en pie en la televisión autonómica madrileña para ser contratados y llevarse sueldos escandalosos. Tal y como denuncia la formación de Iglesias, una productora relacionada con Buruaga se habría embolsado 8,6 millones de euros y otra de la que Miralles era directivo, 2,8 millones.

Este último acudió por expresa voluntad personal a la Asamblea de Madrid, donde acusó a Lombardo de tener una actuación “absolutamente miserable” y ha calificado su acusación de “canallada”. Los que no han acudido todavía son Tertsch, que desde los micrófonos de Es Radio denunció la sustitución de Ana Samboal al frente del informativo de madrugada mientras que Alfonso Rojo señaló en Onda Cero que él nunca ha trabajado directamente para una Cadena pública, subterfugio que encierra que él facturó a través de Cuarzo Producciones, compañía fundada por su ex mujer, Ana Rosa Quintana.