Menú Portada

Kevin Gameiro y Yannick Ferreira Carrasco, los señalados en el Atlético de Madrid

Febrero 10, 2017
gameiro carrasco

Aunque la imagen que dio el equipo fue muy positiva y las sensaciones que quedaron invitan a imaginar un desenlace mejor en la Champions, la eliminación del Atlético en la Copa ha dejado a algunos de sus futbolistas ciertamente tocados de cara al cuerpo técnico y a la opinión pública. Por diferentes razones, en el centro de la diana se encuentran, sobre todo, Kevin Gameiro y Yannick Ferreira Carrasco. El primero porque fue uno de los fichajes estrella del pasado mercado estival y no está rindiendo como goleador. El segundo, tras un inicio de temporada fulgurante, se ha distanciado peligrosamente de Simeone en las últimas semanas. Ni uno ni otro, en definitiva, se están mostrando como los jugadores desequilibrantes que actualmente demanda el Atlético.

Gameiro, el ‘killer’ sin pólvora

Tras truncarse el segundo idilio entre Diego Costa y el Atlético de Madrid, el elegido para ejercer de ‘killer’ fue Kevin Gameiro. El ariete galo venía de maravillar en Sevilla y el interés del Barcelona acrecentó aún más las expectativas del entorno colchonero. Su precio (32 millones de euros) lo colocaba como el fichaje más caro del verano y hacía, de manera inevitable, que las exigencias crecieran.

Gameiro hizo unos números muy respetables en Sevilla. El atacante francés marcó 21 goles en su primera temporada, 17 en la segunda y subió hasta los 29 en su tercera y última campaña en Nervión. La idea original del ‘Cholo’ era que formase pareja de ataque con Griezmann en su habitual 4-4-2. En un principio la cosa no pintaba tan mal. Kevin no explotaba como goleador pero sí demostraba tener un excepcional entendimiento con Griezmann, al que en el primer tramo de la temporada asistió en varias ocasiones. En el plano físico, el ex del Sevilla se destapó como un tipo fino y ágil. Las perspectivas eran buenas.

Pero la situación comenzó a enquistarse. El Atlético empezó a adolecer de manera evidente de falta de gol y Gameiro no se reivindicó como la referencia ofensiva. El ‘Cholo’ lo ha ido alternando con Torres en su once titular. En el choque del Camp Nou fue suplente y, aunque marcó el tanto del conjunto rojiblanco, falló un penalti.

El galo lleva 9 goles en lo que llevamos de temporada (6 en Liga, 2 en Copa y 1 en Champions), por los 15 que tiene en el saco Griezmann. La mala experiencia con Jackson Martínez, además, ha hecho menguar la paciencia de los seguidores rojiblancos a marchar agigantadas. Ahora la afición lo ha enfilado y parece difícil que vuelva a confiar en él.

Carrasco y Simeone no se entienden

Lo de Yannick Ferreira Carrasco ha sido muy diferente. La afición siempre le tuvo como el eterno aspirante a crack del equipo y era Simeone el que no se arrancaba a darle un papel protagonista. Esta temporada la historia cambió: Carrasco jugó más y mejor, empezó a despuntar. Parecía que, junto a Griezmann, era el jugador más desequilibrante de la plantilla colchonera. Pero, el debate por la pérdida de identidad del equipo (esto es, cuanto más jugadores de corte defensivo en el centro, mejor), y su renuencia a jugar en posiciones diferentes a la suya original por otro, han hecho que su relación con Simeone se vea dañada.

En Navidad el ‘Cholo’ le dibujó como un caprichoso que no quiere jugar en la derecha y, a partir de ahí, el declive ha sido constante. El peor momento llegó hace dos semanas en Mendizorroza (en ese partido también fue sustituido Gameiro), cuando el belga pateó a una botella tras ser sustituido por Simeone. Los rumores sobre su mala relación con el entrenador argentino se intensificaron y algún medio hasta anunció que esta será su última campaña en el Atlético si Simeone continúa al frente del equipo.

El ’Cholo’ cuenta en uno de sus libros la principal muestra de que un jugador tiene que salir de su equipo: “Cuando ya no hay relación no comunicación, cuando un jugador ya no habla con su entrenador, ahí no hay marcha atrás y lo mejor es que se vaya”. No sabemos si la situación ha llegado a un punto de no retorno, pero parece que no está muy lejos.

En el Camp Nou Carrasco fue expulsado y no fue uno de los hombres más destacados. La afición también le señala y es que, en este Atlético, cualquiera pierde una batalla si el contrincante es Simeone.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99