Menú Portada
Los resultados de 2007 superaron un 29,4% los del ejercicio anterior, generando al BBVA un superávit de 6.126 millones de euros

Justicia y Paz pregunta a Francisco González sobre su financiación a fabricantes de bombas de racimo

Marzo 17, 2008

Pese a su récord de beneficios, la entidad planea despedir a 5.000 trabajadores hasta 2010 y remplazarlos por subcontratas

Durante la Junta de Accionistas, Setem y Justicia y Paz interpelaron al presidente del BBVA tachando de “inaceptables” los beneficios procedentes de sus “inversiones explosivas”

El grupo bancario vasco financia proyectos en la Amazonia que deterioran el medio ambiente y amenazan la supervivencia de más de 182.000 indígenas

El presidente de Ausbanc, Luís Pineda, preguntó sobre “turbios” negocios en América Latina, y González respondió que su entidad había sido excluida en 2005 del registro de Asociaciones del Ministerio de Sanidad y que su reacción se debía a que le habían retirado la publicidad


El pasado viernes 14 de marzo, durante la celebración de la Junta de Accionistas del BBVA, en el Palacio Euskalduna de Bilbao, el presidente de la entidad Francisco González compareció ante los accionistas. Según fuentes de CCOO, sólo 3.956 accionistas (0,5% del total) controlan el 74,6% del capital social del BBVA. Entre los restantes accionistas minoritarios se encontraban miembros de la ONG Setem y Justicia y Paz, quienes formularon al banquero las preguntas más incomodas de toda esta sesión.
Entre la labor de estas organizaciones sociales está el denominado “activismo accionarial”. Compran la mínima cantidad de acciones que les permiten estar en las Juntas de Accionistas para lanzar sus denuncias y reivindicaciones dentro de estas macro entidades.
Durante la celebración de la Junta de Accionistas, el presidente del BBVA, Francisco González, eludió comprometerse sobre las principales demandas que Setem le formuló sobre calidad de empleo y salarios, rechazó a la financiación y presencia en empresas que fabrican y venden armas y apuesta a favor del medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas. Su principal argumento fueron los resultados récord de 2007, que ascendieron a 6.126 millones de euros -un 29,4% más que en 2006- y el incremento del 15,1% en la remuneración a los accionistas.
Sin embargo, sus planes de reducir 5.000 empleos hasta 2010 generaron oposición entre los accionistas. González se mostró convencido ante los accionistas de que el BBVA será capaz de “seguir creciendo en el nuevo entorno económico” y señaló que una de las herramientas principales será la implantación del Plan Estratégico de Innovación y Transformación (PEIT), que “tiene que llevarnos a fuertes crecimientos de los ingresos y a importantes mejoras de la eficiencia”. Una de sus principales bazas radica en la subcontratación y exteriorización de servicios, que permitirá al grupo bancario vasco reducir plantilla y pagar menos a estas empresas.

Setem, Justicia y Paz, y la campaña “BBVA sin armas”

Integrantes de la plataforma “BBVA sin armas”, Setem y Justicia y Paz mostraron su rechazo a la política de participación y financiación de empresas que venden armas y que están destruyendo y degradando sistemáticamente el medio ambiente y la calidad de vida de las poblaciones indígenas en América Latina. Durante sus intervenciones censuraron directamente a González, asegurando que “los beneficios que consigue de esos negocios resultan inaceptables”. Desde su punto de vista, tales cantidades pueden ser perfectamente prescindibles sin que impliquen problemas para el grupo bancario vasco. Por último, pidieron al BBVA que “por razones éticas y humanitarias” cese “esta actuación”.
A pesar de los aplausos arrancados entre los asistentes a la junta, Francisco González no adquirió ningún compromiso ante estas organizaciones y plataformas sociales. A este respecto, sus únicas palabras fueron para afirmar que un ámbito global, “somos vanguardia en temas de responsabilidad social empresarial”, anunciando que este año el BBVA destinará a América Latina 69 millones de euros (algo más del 1% de beneficio obtenido en 2007). Sobre el “negocio de las armas” afirmó González que su grupo sigue las directrices de la ONU. Respuesta que no satisfizo a Jorge Calvo, miembro de la ONG Justicia y Paz y activista de la campaña “BBVA sin armas”, quien le espetó asegurando que “el Grupo BBVA patrocina y financia a empresas fabricantes de bombas de racimo”.

Deterioro del Medio ambiente y el ecosistema en América Latina

Algo que incomodó a González, quien se limito a asegurar que “este año hemos denegado muchísimas operaciones de financiación”. Sobre medio ambiente, Víctor Maeso, de Setem, le interpeló sobre el daño que está produciendo el gaseoducto Camisea que atraviesa la Amazonia peruana interrogándole sobre si la empresa Tecpetrol, a quien financia el BBVA, sigue las recomendaciones de los Bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo.
A mediados de la pasada semana, la ONG Setem mediante su línea de trabajo en Finanzas Éticas, apoyada por la red internacional BankTrack (27 organizaciones) lanzó la campaña “exige responsabilidad al BBVA y al Santander”, denunciando ante la opinión pública el incumplimiento por parte de ambos bancos españoles de los acuerdos sobre Responsabilidad Social Corporativa (RSC) suscritos, financiando en varias regiones amazónicas -no sólo de Perú- de Brasil proyectos que además de dañar el medio ambiente, ponen en peligro la supervivencia de 182.400 personas, mayoritariamente indígenas.

Luis Pineda y Ausbanc, en la Junta de Accionistas del BBVA

El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios Ausbanc, Luís Pineda, protagonizó uno de los episodios más tensos de la jornada. Durante el turno de intervención para accionistas preguntó sobre los negocios del grupo BBVA en Venezuela, Colombia, Estados Unidos, México y en el mercado hipotecario español, avisando al presidente del banco, Francisco González, de su apuesta por medidas no acertadas para el futuro de la entidad. Además, Pineda señaló que en el BBVA “hace falta un vicepresidente”, al tiempo que acusó a González de querer mantenerse en “el puesto” gracias a la “coacción”, renunciando a cobrar una indemnización millonaria en caso de tener que salir a la fuerza, a cambio de prolongar su estancia en la presidencia a partir de los 70 años.
El presidente del banco recordó que Ausbanc fue excluido del registro de asociaciones de consumidores del Ministerio de Sanidad en 2005 y lamentó la intervención de Pineda, a la vez que recordó que el BBVA respeta todas las normas de los países en que opera. La reacción de Ausbanc se produjo “porque le hemos retirado la publicidad”. Pineda lamentó la exclusión del ex presidente Emilio Ibarra de los fastos del 150 aniversario, dando pie a González para contestar que “Ibarra protagonizó uno de los episodios más lamentables con fondos en paraísos fiscales”. Quizá en los tiempos de Ibarra entrara más fácilmente el dinero de BBVA en las arcas de Ausbanc, lo cierto es que casualidades de la vida, desde que no aparece publicidad de BBVA en las publicaciones de la asociación de Pineda, su ya mensual (hasta hace poco quincenal e incluso en verano de 2007 semanal) Mercado de Dinero dedica más páginas que nunca a criticar la entidad que preside Francisco González con temas de lo más baladí. Y es que una de las especialidades de Luis Pineda es hacer ruido en las Juntas Generales de Accionistas, mal para algunos y bien para otros, según el sol caliente. Podemos recordar como las loas de Pineda al Sr. Botín no sólo sonrojaron a los medios de comunicación, incluso llevaron a la protesta de la APIE y a cursar una petición para que no se convocara a esta asociación a ruedas de prensa de las entidades. Viendo como caen otras entidades de la lista de anunciantes ¿Cúal será la próxima víctima del otrora autodenominado “Robin Hood” de la banca?