Menú Portada
El ex edil quiso disculparse ante el ajetreo judicial que protagoniza la Voz de España

Julián Muñoz pidió perdón a Isabel Pantoja

Abril 14, 2008

El ex edil Julián Muñoz aprovechó su reencuentro con Isabel Pantoja para pedirle excusas, pues se siente culpable del ajetro judicial de la tonadillera.

pq_496_isabelpantoja.jpg

Lo publicamos en exclusiva en este mismo medio hace algunos días. Isabel Pantoja viajó hasta su casa de Marbella situada en la urbanización La Pera para visitar a Julián Muñoz en su primer permiso tras ventiún meses de encierro carcelario. Isabelita derramó lágrimas de emoción cuando se reencontró con un Julián que parece envejecido. Me cuentan que sus manos, heladas y muy temblorosas, reflejaban el nerviosismo de su alma. Ciertamente emocionada, la Pantoja temía que la complicidad que les hizo inseparables en su día, ahora se hubiera tornado tensión enfriadora de sentimientos y pasiones. Dicen que el momento más emotivo fue cuando Julián agarró por la cintura a Isabel y, mirándole a sus profundos ojos negros, le pidió perdón, pues se siente culpable de sus problemas judiciales. Quizás por eso Pantoja aprovechó para aclarar algunas de las informaciones que se publicaron en la Prensa y que provocaron dudas de amor. Julián se excusó, frotó sus manos y agachó la mirada. Quién sabe si era el momento adecuado para los reproches y los enfrentamientos. Eso sí, Isabel está pletórica. El viernes por la noche desconectó su teléfono móvil (el que conoce gran parte de la prensa) y aprovechó para desconectar del mundanal ruido.
 
Más que un conductor
 
 De lo que no cabe duda es que si todavía hay amor, cariño y pasión es gracias, en parte, a la dedicación de Fosky, el chofer de la cantante, su amigo personal y uno de sus mejores confidentes. Fosky es realmente extraordinario, pues no sólo hace bien su trabajo, sino que además ha conseguido mantener intacta la llama del amor. Él era el encargado de llevarle todo aquello que la cantante consideraba que podía ser de su utilidad dentro de chirona. Inigualable.
 
Por Saúl Ortiz