Menú Portada
Descrédito de la industria del deporte ante las nuevas denuncias sobre las condiciones de trabajo

Juega Limpio 2008 presenta el informe “Salvando Obstáculos”, una denuncia al mundo deportivo

Mayo 8, 2008

La cuenta atrás para los Juegos Olímpicos de Pekín ha comenzado y los trabajadores que producen artículos deportivos para las grandes empresas internacionales, las mismas que gastan millones en el patrocinio deportivo, siguen trabajando un número excesivo de horas y reciben salarios miserables. Son las principales conclusiones del informe “Salvando obstáculo: pasos para mejorar los salarios y las condiciones de trabajo en la industria mundial de artículos deportivos” que presenta hoy viernes 9 de mayo la campaña Juega Limpio 2008 (JL08).

pq__nike.jpg

Hagan el sigueinte ejercicio. Es muy sencillo. Tomen su bota Puma, la camiseta oficial Adidas de su equipo de fútbol, el bañador de competición Speedo, el balón de fútbol Nike, la raqueta Babolat… el artículo deportivo que más a mano tengan de la marca que sea. Ahora miren la etiqueta: Made in Hong Kong, China, Egipto, Colombia, Albania, Malasia, Indonesia, Taiwan… Igual hasta descubren el nombre de un país del que ni siquiera habían oído hablar. No, no se alarmen, no les han vendido una imitación. Su producto es auténtico, incluso lo habrán podido comprar en la tienda Niketown de Nueva York de la calle 57, en la tienda oficial de la NBA en la 5ª Avenida, o en la tienda oficial del Real Madrid en el Bernabéu. Para que usted pueda pagar 60 euros por una camiseta de Raúl o 120 dólares por unas Air Jordan, las grandes empresas han llevado sus fábricas al tercer mundo, donde la mano de obra casi no tiene repercusión en el producto final.

Y es que a pesar de los códigos de conducta adoptados por la mayoría de las grandes marcas hace ya más de 15 años, se constata que los trabajadores siguen siendo objeto de una presión enorme para satisfacer las cuotas de producción, trabajan muchas horas extraordinarias que ni se contabilizan ni se remuneran, sufren violencias verbales, trabajan en condiciones deplorables de salud y seguridad y se incumple con la obligación legal de proporcionar programas de seguro médico y otros tipos de seguro.
Basado en entrevistas con más de 300 trabajadores de la industria del deporte en China, India, Tailandia e Indonesia, el informe “Salvando Obstáculos” muestra que las violaciones de los derechos de los trabajadores siguen siendo la regla de este sector, incluso en los lugares de trabajo donde se produce para Adidas, patrocinador oficial de los Juegos de Pekín y Londres y de numerosos equipos olímpicos nacionales.

Los cuatro obstáculos fundamentales

El informe identifica los cuatro obstáculos fundamentales a los que debe hacer frente la industria: los bajos salarios; el incremento de contratos de corta duración; la vulneración del derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva; así como el cierre de fábricas debido a la reestructuración del sector. Así, Juega Limpio 2008 ha invitado a los líderes de dicho mercado a participar en junio en una reunión en Hong Kong para hablar sobre su compromiso frente a las propuestas concretas que se realizan en el informe.

El año pasado, Juega Limpio 2008 publicó un informe sobre las violaciones de los derechos laborales en la producción de artículos con la marca olímpica, y desde entonces ha tratado de conseguir un compromiso concreto del Comité Olímpico Internacional sobre la forma en que dará seguimiento a estas cuestiones. “Cinco años después de habernos dirigido al COI para abordar esta cuestión, no se ha logrado un compromiso concreto por su parte, y todavía sigue sin estar claro qué medidas va a tomar sobre las cuestiones pendientes en lo relativo a los derechos laborales. Estamos listos para empezar a trabajar con ellos de inmediato con el fin de obtener resultados concretos”, señaló el secretario general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Guy Ryder. Es lo mismo, to va a seguir igual.

Hace un año,  Nike despidió a 14.000 trabajadores de sus talleres de calzado en Indonesia. La dueña de las dos empresas subcontratadas afectadas no pudo pagar indemnizaciones a los trabajadores, ni siquiera vendiendo las dos fábricas. Es lo habitual. En China, los trabajadores pegan zapatos deportivos por menos de 1,25 euros al día y cosen balones por 30 céntimos de euro cada uno. ¿Alguien dice algo?

Las protestas contra el régimen de China por el caso del Tibet han despertado alguna conciencia, pero de forma pasajera. A ver quién se atreve contra el gigante chino, que a la vuelta de unos años será la primera potencial mundial económica y militar. A ver qué país va a cerrarse las puertas de la gran mina económica -¿se acuerdan de los viajes de la presidenta madrileña Esperanza Aguirre a Pekín, al tiempo que criticaba el régimen cubano? ¿doble moral?-. Pues lo mismo sucede con las grandes multinacionales. Mejor con los ojos cerrados.