Menú Portada
El jefe de investigación de Extraconfidencial.com presentará su nuevo libro Isabel & Miguel: 50 años de historia de España el próximo día 11 en Albacete

Juan Luis Galiacho cuenta como Ruiz Mateos planificaba de antemano todos los actos contra Isabel Preysler y Miguel Boyer

Junio 5, 2014

El empresario jerezano creó, a su vuelta del exilio londinense, lo que definió como “la guerrilla”, un grupo de hombres fieles, siempre a su servicio, que estaban dispuestos a colaborar en esas “travesuras” sin escatimar esfuerzos contra el ex ministro socialista

pq_929_Isabel-y-Miguel-Juan-Luis-Galiacho-portada.jpg

El nuevo libro del Jefe de Investigación de Extraconfidencial.com, Juan Luis Galiacho, titulado Isabel & Miguel: 50 años de historia de España, publicado por la Editorial La Esfera de los Libros, se presentará oficialmente el próximo día 11 de abril a las 19.30 horas en la Librería Popular de Albacete, la capital manchega de donde es natural nuestro colaborador. Un libro donde el amor, el lujo, el dinero, el escándalo y las infidelidades se dan cita a través de dos figuras clave de la reciente historia de España: Isabel Preysler y Miguel Boyer, máximas referencias de la beautiful people de los ochenta.

En el se puede leer, por ejemplo, como desde mediados de los años 80 Isabel Preysler y Miguel Boyer se convirtieron en la gran obsesión del empresario gaditano José María Ruiz Mateos, quien comenzó una lucha sin cuartel contra la pareja para que nadie olvidara la expropiación del holding de la abeja. Y lo consiguió. No descansó ni un minuto. Intentó muchas y muy variadas cosas. Para ello, pagaba mensualmente 100.000 pesetas a un profesor universitario con el fin de idear todas las acciones que luego materializaba un reducido grupo de personas conocidas como “los guerrilleros”.

Ruiz Mateos, más que abeja una mosca
 
Ruiz Mateos conocía de primera mano la secreta relación que Boyer mantenía con Isabel Preysler, mucho antes de que el romance se hiciera público en 1985, gracias a sus contactos en los hoteles madrileños, muchos de los cuales habían estado en el organigrama de la vieja Rumasa, como el Hotel Los Galgos, cuyos directivos le pasaban información puntual de los encuentros clandestinos, muy enfadados por la actuación de algunos dirigentes socialistas que, tras la expropiación de Rumasa, consideraron suyo el hotel realizando allí todo tipo de acontecimiento privado.
 
Todos los movimientos contra el matrimonio Preysler-Boyer estaban estudiados al detalle. Principalmente por el abogado Javier Sainz Moreno, que cuidaba y analizaba todos los pormenores. Este profesor de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad Autónoma de Madrid, que había sido pasante en el despacho del abogado conseguidor Matías Cortés, era quien le propinaba las ideas más imaginativas en su cruzada. Por ello cobraba 100.000 pesetas al mes. No sólo le asesoraba en sus extravagantes actuaciones contra Preysler y Boyer, sino en todas sus “travesuras”, como Ruiz Mateos las definía. El profesor Sainz Moreno era y es un personaje muy singular. Estudioso del Cantar del Mio Cid, amante del circo a través de su novia Silvia que había sido trapecista hasta sufrir un grave accidente durante un número circense, escritor de los pasajes literarios más variopintos, vivía en una casa antigua de la calle Valverde, de Madrid, muy cerca del edifico de Telefónica en la Gran Vía, donde más tarde se situaría la sede de laAgrupación Ruiz-Mateos, el partido político con el que el dueño de Rumasa acudiría a las elecciones europeas de 1989.
 
Venganza hasta la muerte
 
Así llegaron las agresiones contra la pareja, con los dos famosos intentos de abofetear al ex ministro socialista y el tartazo a Isabel Preysler.Otra de sus creativas obras fue pintar todos los toros publicitarios de Osborne que aparecían en las laderas de las carreteras españolas, con la palabra “BOYER” en mayúsculas, dando a entender que era “un cornudo”. En su lucha, se llegó incluso a publicar esquelas mortuorias con una gran cruz. Tras las esquelas, llegaron los ataques a las residencias de los Preysler: Puerta de Hierro, las residencias veraniegas, avionetas sobrevolando las playas de Marbella, pintadas en muros, anuncios televisivos, etc… Así, en una ocasión mandó comprar a su gran amigo y socio, el empresario granadino Jesús Solana, un camión entero de gallinas que fue arrojado en las puertas de la mansión de Isabel Preysler en Puerta de Hierro, mientras se extendía un cartel de grandes dimensiones donde se leía: “Más….que las gallinas”.
 
Los fotógrafos habían sido avisados para la correspondiente instantánea con las gallinas en medio y llevarla a sus medios de comunicación. Otro día, mandó comprar a su secretaria Pino Riesco más de cien retretes de marca para que se colocaran formando una gran pirámide frente a la mansión de la pareja en Puerta de Hierro. Se trataba de hacer una burla a la cantidad de cuartos de baños que tenía la propiedad. Pero Isabel Preysler dio una orden rápida a los vigilantes de seguridad de la urbanización que los quitó inmediatamente, por lo que cuando llegaron los fotógrafos, en esta ocasión, ya habían desaparecido de la fachada y no pudieron realizar su trabajo informativo.
 
Precisamente, fue Ruiz Mateos quien filtró a determinados medios de comunicación los planos de la famosa vivienda de Puerta de Hierro, que pasó a ser conocida popularmente como Villa Meona por la gran cantidad de aseos. El empresario de la abeja los había conseguido pagando una importante cantidad de dinero a una persona muy próxima a los arquitectos. Tal fue su persecución, que compraba todo tipo de documentos y pagaba por lo que fuera. Por ejemplo, hasta Somosaguas se acercó una señora que decía ser la madre de una hija secreta del ex ministro socialista. Le entregó al propietario de Rumasa cartas y fotos acreditativas. Se trataba de una vedette de un conocido teatro de variedades que decía haber sido su amante y que aportaba para ello una fotografía suya sentada en las piernas de Boyer mientras éste la abrazaba durante una de sus actuaciones. La ex bailarina Rosa Clara Fernández, así la llaman, aseguraba tener una hija de 17 años con el ex ministro de Economía.
 
Boyer jamás le demandó
 
El nombre de la niña era Giovana Sánchez Fernández y vivía en el Reino Unido. Esta información salió en diferentes medios de comunicación auspiciada por el propio Ruiz Mateos, pero Boyer, siguiendo una táctica inteligente para no dar más publicidad al hecho, nunca interpuso una demanda contra ella ni contra el empresario por haber mancillado su honor. También Isabel Preysler tuvo que soportar la aparición de chicas que se hacían pasar por ella. Así, Ruiz Mateos contrató para ello a la china Li Liu Yan, nacida en Wuhan y graduada en Hostelería y Turismo, que dada su gran similitud con la filipina la suplantaba en distintos lugares. Incluso, rodó con ella un spot publicitario para su firma de bombones Trappa, donde la china aparecía junto a Ruiz Mateos y éste le decía: “Que te atrapo leche”. Al profesor Sainz Moreno se le deben las mejores ideas que puso en marcha el empresario gaditano para llamar la atención ante la opinión pública, como el famoso disfraz de Supermán que le convirtió en “el supermán de los desprotegidos”.
Para materializar todas las acciones contra Isabel Preysler y Miguel Boyer, Ruiz Mateos creó, a su vuelta del exilio londinense, lo que definió como “la guerrilla”, un grupo de hombres fieles, siempre a su servicio, que estaban dispuestos a colaborar en esas “travesuras” sin escatimar esfuerzos. Entre los principales miembros de “la guerrilla”, además del mencionado Javier Sainz Moreno, se encontraban su abogado durante más de 26 años, el valenciano Joaquín Ybancos Muñiz; su chofer y escolta durante dos décadas, Víctor de la Cruz, la persona que espiaba a los banqueros e intentaba sacar fotos con sus queridas; el discotequero Carlos Manzano Salom, un joven que tenía clubs en Marbella y que había empezado a ofrecer empresas a buen precio al nuevo holding; y, como no, su entonces secretaria personal y gran cerebro, la canaria Pino Riesco Manrique de Lara, una guapa chica, menuda, rubia, de perfectas dimensiones, perteneciente a una de las familias más nobles de Las Palmas y a la que el dueño de Rumasa había conocido como relaciones públicas de una discoteca de la Costa del Sol.
Isabel Preysler, esa gran desconocida

El nuevo libro de Juan Luis Galiacho titulado “Isabel & Miguel: 50 años de historia de España, no dejará a nadie insatisfecho. Cuenta además con todo lujo de detalles la intensa relación entre ambos. Ella, Isabel, una bella y misteriosa mujer oriental, sin mérito conocido, que conquistó al cantante Julio Iglesias, de quien se quedó embarazada prematuramente y cómo tuvo que “huir”de España a Portugal para tener a su hija Chábeli ante el escándalo de un embarazo prematuro durante el franquismo y, además, con el cantante del régimen. También como más tarde conquistó al aristócrata marqués de Griñón antes de enamorarse del entonces superministro socialista, hoy un hombre enfermo.

Junto a ellos aparecen la alta sociedad, los ricos, los trepadores de toda clase y condición, famosas despechadas, figuras del poder político, todo ello aderezado con los secretos de alcoba que influyeron en las decisiones de Moncloa. Un cóctel de advenedizos y apellidos de toda la vida ˗Cortina, Alcocer, Azcárate, Martínez-Bordiú˗, que nos muestran cómo se vivía en aquella España de ilusiones y corrupción, donde los escándalos políticos y económicos hicieron caer tantos mitos. Es la particular hoguera de vanidades de un tiempo apasionante de nuestro país.