Menú Portada
Sapri Inversiones fue liquidada este año tras no cumplir su capital mínimo

Juan Luis Cebrián mantuvo su SICAV de forma irregular durante los dos últimos años

Octubre 14, 2010
pq__juanluis.jpg

Como casi todos los “adinerados” de España, Juan Luis Cebrián constituyó una SICAV, en concreto el siete de septiembre del año 2000, su objeto social la adquisición, tenencia, disfrute y administración en general y enajenación de valores mobiliarios y otros activos financieros para compensar por una adecuada composición de sus activos y riesgos. Con un capital de 6.225.000 euros, desembolsó 5.994.010 euros dejando el resto como es práctica habitual sin suscribir.

No obstante estas cifras superan el mínimo legal que tienen este tipo de sociedades que no llegó a los diez años de vida, ya que el 19 de febrero de 2010, la sociedad se extinguió tal como se publicó en el BORME.

¿Huida antes del cambio de tributación? A diferencia de otros “ricos” que han adelantado este año la salida como reducciones de capital para seguir con una excelente tributación, Cebrián se deshizo de su SICAV mucho antes de la fecha de su liquidación, con graves irregularidades.

Sin capital mínimo más de cuatro años

Las Sociedades de inversión de capital variable, también conocidas por sus siglas SICAV, son un instrumento de inversión muy populares por su excelente fiscalidad (solo tributa un 1% en el impuesto de sociedades) hasta que se hagan efectivas las plusvalías. Entre sus requisitos principales están, un número de accionistas igual o superior a 100, lo cual se suele conseguir con una participación mayoritaria del 98%-99% y el resto en pequeños accionistas, pero lo más importante, que el capital mínimo sea 2.400.000 euros.

Pero sólo un vistazo al balance refleja que no es así, desde el 2004 el comportamiento de la SICAV, en la que por supuesto tenía una participación en PRISA, lo que llevó a que Cebrián iniciara los trámites de liquidación, apremiado por el mal ojo inversor del Consejo Delegado, que en 2008 le llevó a 400.000 euros de pérdidas. En el Balance un dato llamativo, los fondos propios de los accionistas solo llegaban a 1,9 millones con una partida negativa de acciones propias de menos tres millones de euros. Esta salida en 2008, ya refleja el no cumplir los requisitos legales, todo ello mientras que no liquidó esta sociedad en ese ejercicio si no que tardó hasta 2010 para hacerlo.

Todo ello en una SICAV que estaba controlada por Jurate Inversiones, que como ya informó extraconfidencial también redujo en 2,4 millones de euros su capital. Todo un paso atrás al todopoderoso Cebrián.