Menú Portada
El yerno de Esther Koplowitz consiguió emocionar con su primer gran concierto

Juan Losada: “Mi mujer es la mejor”

Septiembre 18, 2008

Juan Losada se ha convertido, casi sin pensarlo, en auténtico fenómeno de masas. Está dispuesto a conquistar a un público que le espera con cierta intranquilidad. Arrasó.

pq_591_juanlosada.JPG

Majadahonda se vistió de largo para celebrar el primer concierto multitudinario del cantante Juan Losada. Ataviado con un traje plateado, el artista apareció puntual y tremendamente entregado en un escenario que olía a nuevo. Entre doce guardaespaldas que le protegían, seis de ellos en las inmediaciones del escenario, Juan cantó las canciones de su primer disco, acompañado de una gran banda de músicos compuesta por saxofonistas, pianistas, guitarristas e incluso un grupo coral que pintó de dulzura la actuación. Durante la gala, que duró aproximadamente una hora y media, se produjeron momentos de emoción, como cuando decidió bajar del escenario y perderse entre un público que lo vitoreaba con entusiasmo. Regaló cedés, besos y abrazos. Sin embargo, el beso con su mujer –la hija de una de las millonarias hermanas Koplovitz– llegaría después del espectáculo. “Mi mujer es la mejor, gracias por tu apoyo y por tu confianza”, le dijo a punto de empezar a cantar “Sólo por tu amor”. Me cuentan que su familia política se encontraba allí, escondida, y que llegaron tan silenciosamente como salieron. Nadie se percató de su presencia, ni siquiera los fotógrafos y periodistas. Dicen que se emocionó al recibir la llamada de su padre, al que, como ya contamos aquí, le costó aceptar que su hijo fuera artista. El recinto que acogió la actuación se llenó hasta la bandera con seguidores del novel cantante, amigos y familiares. Al término de la actuación, el gentío, algo alborotado ante la evidente agitación de Losada sobre el escenario, pidió “otra, otra, otra” y el cantante aceptó el reto. Estaba pletórico y, cuando hablé con él antes de subirse al escenario, el abrazo que me plantó me sirvió para conocer que los nervios afloran incluso en gentes que, aparentemente, pueden vivir sin necesidad de dedicarse a la farándula. Es buen artista y buen amigo.
 
Los entendidos aseguran que Losada resultó convincente en la interpretación de las canciones elegidas, certero en la entonación y altamente excitante en sus movimientos. Más de una sigue con acaloramiento ante los sensuales contoneos de un artista que, no sólo empieza a despuntar en eso del cante, sino que además goza de una anatomía más que apetecible. Y lo suyo no ha hecho más que empezar. El sendero hacia el estrellato le llevará a recalar en las poblaciones más destacadas de nuestra geografía, en las que ofrecerá un espectáculo que, a buen seguro, no dejará indiferente a nadie. Auguro éxito y ovación cerrada en cada una de sus galas.
 
Por Saúl Ortiz