Menú Portada
Un juez de Madrid ha dado la razón a "El Refugio" en una demanda que interpuso una empresa de seguridad

Juan Ignacio González Sanz, fiscal de Alcalá de Henares, califica a los perros como “bestias”

Abril 12, 2012
pq_924_nacho_metro_laguna.jpg

En pleno siglo XXI parece mentira que muchas personas y funcionarios públicos utilicen los calificativos que el fiscal de Alcalá de Henares Juan Ignacio González Sanz ha dirigido a los perros. Todo ello cuando se acaba de conocer que en Madrid se han abandonado en el último año 2.264 animales, una conducta que puede parecer muy normal para muchos, pero no para un juez que ha dado la razón a la protectora de animales El Refugio.  Esta asociación había sido demandada por la empresa Juper después de que la protectora denunciara las malas condiciones de los perros de seguridad al sostener que trabajaban más de 18 horas durante 24 días seguidos sin descansar.

Y es que esta empresa demandó  a “El Refugio” por dañar a su honor y a su imagen con sus afirmaciones de poder estar sufriendo maltrato, algo que el magistrado concluye que no se produjo y Juper ha sido condenada en costas.

Hace cuatro años El Refugio inició procesos judiciales contra, entre otras, la empresa Juper, que aportaba perros con los que algunas compañías de seguridad prestaban servicios de vigilancia para la empresa Metro de Madrid.  El Refugio alegó como prueba las hojas de ruta de la propia Juper, que certifican que algunos animales hacían jornadas de trabajo de dieciocho horas ininterrumpidas, sin la alimentación adecuada, y sufriendo varias horas de transporte en jaulas reducidas y sin la ventilación adecuada. Y aportó programas de trabajo de una de las empresas de seguridad, que mostraban cómo algún perro llegó a trabajar veintiún días seguidos sin descansar ninguno.

Tratamiento inhumano

A pesar de ello,  Juan Ignacio González Sanz, fiscal de Alcalá de Henares,  calificó literalmente a los perros como “bestias” o ver como Benito Pérez Delgado que, entre otros cargos, es presidente de la Asociación Española de Veterinarios Clínicos, y estaba contratado por Juper para la atención veterinaria de los perros afirmabr que una herida en el cuello que puede tardar semanas en curarse podía permitir en 3 o 4 días que el can regresara al trabajo.

Según El Refugio es “intolerable que personas con cargos de tal responsabilidad social hagan declaraciones que desprecian de forma evidente los derechos de los animales”. Por todo ello, animan a todo el mundo a que denuncie casos como éstos, porque la Justicia protege cada vez más el derecho de los animales a tener una vida digna.