Menú Portada

Juan Cuesta Nuin, presidente de Correos, se carga la ilusión de los niños al señalar en los buzones especiales para los Reyes Magos que procederán a la “inmediata destrucción” de las cartas que envíen los más pequeños

Diciembre 23, 2016
detalle-correos

Ni las bolas gigantes que ha colocado la alcaldesa de Barcelona Ada Colau en la Plaza de San Jaume de Barcelona, ni la celebración del Solsticio de Invierno al estilo lapón del Ayuntamiento de Madrid o la “oda a la curiosidad” que será la próxima Cabalgata de Reyes de Manuela Carmena. Nadie habrá destrozado más la ilusión de los niños esta Navidad que Correos, la empresa pública que preside Juan Cuesta Nuin, por obra y gracia de sus buzones especiales para las cartas a los Reyes Magos.

Correos ha instalado, en sus principales oficinas postales de España, 855 buzones especiales para que los niños que lo deseen puedan, hasta el día 5 de enero, depositar sus cartas para los Reyes Magos, en una iniciativa que, según la empresa pública, busca “fomentar el espíritu navideño e incentivar la práctica de la escritura de los más pequeños”. En este caso esperemos que no se fomente la lectura, ya que los buzones van con regalo envenenado para acabar con los deseos de los más pequeños.

En concreto, este texto que se puede leer en la parte inferior de los mismos, tal y como también pueden comprobar en la siguiente captura: “Respecto a las cartas introducidas en este buzón, Correos informa que no realizará tratamiento de los datos incorporados o que puedan contener, limitándose a su inmediata destrucción”. Toda una “oda” al espíritu navideño.

 

detalle-correos

Protección de datos sí, de los niños también

Nadie duda de la importancia de cumplir la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), pero lo que se ha puesto en entredicho, especialmente con críticas en todas las Redes Sociales, es la forma burda en la que se redacta el texto. Basta señalar, el no tratamiento de los datos de las cartas que allí se depositen sería suficiente, pero al incluir “inmediata destrucción” queda claro a muchos niños, cuál será el final de sus cartas. Nunca llegarán a sus “mágicos” destinatarios.

Todo ello se une a la peor campaña navideña que tal y como adelantó extraconfidencial.com está superando el nivel de caos y retrasos en entrega de años anteriores. Un cúmulo de errores y negligencias que como señala un usuario en Twitter con ironía nos hace pensar que si lo que tratan es que capten más usuarios las empresas privadas de mensajería.

tuit-correos