Menú Portada
EXCLUSIVA
Será operado el 29 de octubre

José Ortega Cano vuelve a Madrid

Octubre 3, 2011
pq_927_José-Ortega-Cano-habla-sobre-su-accidente.jpg

No será hasta el próximo veintinueve de octubre cuando José Ortega Cano pase por el hospital Virgen Macarena de Sevilla para someterse a la operación de reconstrucción de colon que ya estaba prevista para hace un par de semanas. Sin embargo, por aquel entonces la intervención quirúrgica tuvo que ser aplazada por la virulencia de un herpes zoster que invadió gran parte del cuerpo del torero, tal y como informamos en exclusiva. A pesar de que su estado anímico sigue siendo delicado, insisten en que Ortega Cano tiene ganas de poner punto y final a una época difícil y empezar a vivir de nuevo, después de que los médicos consigan retirarle la colostomía a la que fue sometido tras el grave accidente de tráfico que dejó sin vida a Carlos Parra.

Son momentos muy difíciles que, sin duda alguna, costará mucho olvidar. De hecho, me aseguran que es habitual que el torero se lamente de todo lo ocurrido y pregunte a sus más íntimos sobre los pormenores del accidente. Ortega es una víctima más de un terrible suceso que, tal vez, se podría haber evitado. Queda mucho por escribir sobre esa historia, pues aunque el juez que instruye el caso ha denegado que las testificales de los testigos que ha presentado el diestro sean aportados como prueba en el proceso, lo cierto es que sí podrán prestar declración en el momento del juicio. Para resolver estos aspectos, José Ortega Cano viajará hasta Madrid a primera hora de la mañana del lunes. Se hospedará en su casoplón de Fuente del Fresno y recibirá la visita de algunos de sus familiares más cercanos. En la capital pasará unos días hasta que, a mediados de mes, viaje de nuevo a Sevilla, para reencontrarse con los médicos y resolver sus problemas.

Renglón aparte merecen las insistentes informaciones que relacionan al matador con una joven de treinta y cinco años. Nada hay de cierto, tal y como el protagonista negó a esta periódico en exclusiva. Me cuentan que los más íntimos pusieron el grito en el cielo al descubrir que la historia del amor incierto la descubrió alguien demasiado cercano… Esa es otra historia que, a pesar de que algunos cuestionen, dará mucho de qué hablar. 

Por Saúl Ortiz