Menú Portada
Muy triste

José Ortega Cano, desolado tras conocer que hubo un fallecido en su accidente

Julio 4, 2011
pq_927_ortega_cano.jpg

No volverá a ser el mismo. Desde que José Ortega Cano se vio involucrado en un terrible accidente de tráfico que le costó la vida a Carlos Parra, el matador se encuentra hospitalizado en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla. Aunque en los últimos días, Ortega Cano ha tenido grandes avances, el diestro parece algo más entristecido desde que el pasado domingo le comunicaran que en el accidente hubo un fallecimiento. Sus hermanas y sus cuñados fueron los encargados de contarle la trágica noticia:

Me cuentan que el matador lloró desconsoladamente. No daba crédito a lo que su hermana Mari Carmen le estaba contando. Pidió que se lo repitiera. Miró y remiró. Volteó su cabeza buscando que otro de sus familiares confirmara la fatal noticia. Apretaron su mano y le pidieron tranquilidad. Es lo que necesitaba en esos difíciles momentos: “Todo lo que había avanzado ahora parece haberlo retrocedido porque anímicamente se encuentra bastante mal. Date cuenta que ha sido muy impactante para él, está desolado pero confiamos en que poco a poco se recupere del mal trago”, me dice su siempre amable sobrino Paco Ortega. Tendrá que esperar a que los psicólogos (que ayer ya le visitaron) ayuden a que supere el difícil trance.

No está solo, sus hermanos y sus más íntimos familiares no se despegan de su lado. Majestuosa la actitud de su sobrino. A él le debe que los medios de comunicación estén al corriente, de forma puntual, de sus avances en la clínica donde se encuentra hospitalizado. Paco es un hombre excepcional que, aunque no estaba acostumbrado a lidiar con los periodistas, ha conseguido conciliar posturas y mantener el control. Es conciso en sus apreciaciones y tremendamente respetuoso. Ni siquiera cuando las aguas mediáticas bajaban turbias torció el morro. Es por ello que sea necesario agradecer su predisposición –siempre desinteresada- y las nulas distinciones que hace entre unos y otros. Gracias.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com