Menú Portada
Así se lo ha hecho saber al que fuera dueño de Rumasa el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

José María Ruiz-Mateos tendrá que someterse el hoy, lunes 17 de noviembre, a una prueba de paternidad que le pide su supuesta hija Adela María Montes de Oca

Noviembre 6, 2014

Se realizará este lunes a las 11,45 de la mañana de ese día en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses situado en la localidad madrileña de las Rozas, tras haberse negado inicialmente el empresario jerezano a realizarla
Al día siguiente, le corresponderá el turno a su supuesta hija, “Adelita”, y a la madre de la misma, Patricia Montes de Oca, con la que Ruiz Mateos mantuvo una relación extramatrimonial a comienzos de la década de los noventa


El empresario José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada tendrá que someterse por fin a la prueba de paternidad- una prueba pericial biológica de ADN-, que le solicita su supuesta hija, Adela María Montes de Oca, conocida como Adelita, y la madre de esta, Patricia montes de Oca, con la que la que el entonces propietario de Rumasa mantuvo una relación extramatrimonial a comienzos de la década de los noventa al margen de su matrimonio de toda la vida con Teresa Rivero.

La decisión ha sido tomada por la magistrada Mónica Gutiérrez Palacios, titular del Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), dentro del procedimiento que se sigue de reclamación de filiación paterna extramatrimonial seguidos con el número 201/2014. Según el auto al que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, la jueza Gutiérrez estima que dicha prueba “resulta útil, pertinente y necesaria para la resolución de las pretensiones que han sido formuladas, sin que dicha prueba suponga un grave perjuicio para la salud del demandado”, es decir, José María Ruiz Mateos padre.

La prueba se realizará, por fin, a las 11, 45 este lunes 17 de noviembre próximo en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses situado en la localidad madrileña de las Rozas, tras haberse negado inicialmente el empresario jerezano a realizarla. Al día siguiente el corresponderá el turno a su supuesta hija, Adelita, y la madre de la misma, Patricia Montes de Oca, de origen mexicano. La supuesta hija de Ruiz MateosAdela María tiene actualmente nacionalidad americana y tiene 23 años

La presunta hija número 14 de Ruiz Mateos

La supuesta hija de Ruiz Mateos presentó el pasado mes de marzo una demanda de reclamación de filiación paterna extramatrimonial y han tenido que pasar seis escritos pidiendo la prueba de ADN a Ruiz-Mateos para que por fin el Juzgado la autorice. Tanto la presunta hija número 14 del empresario jerezano como su madre viven en la ciudad americana de Chicago. Atrás quedaron los maravillosos meses a comienzos de los años noventa cuando el propietario de Rumasa y la mexicana vivieron su historia de amor. Se conocieron en Chicago y se volvieron a ver meses después cuando ella vino a Madrid con unas amigas. Aquí entablaron una relación que duró varios meses. Primero por toda España, en concreto en el Puerto de Santa María y en Valencia, donde se veían a menudo en casa de su entonces abogado y amigo Joaquín Ybancos. Aunque luego también se vieron en Miami, donde Ruiz Mateos acudía a menudo ya que tenía negocios hoteleros.

Se me hizo interesante, atractivo, pensé en llamarle para salir a cenar y porque igual me daba trabajo. Él me dijo que le gustaba mucho, pero que era un señor muy ocupado y que esperara a que él me llamara. Al principio contactaba conmigo su secretaria, Pino Riesco, y me decía: ´Te espera en tal hotel, a tal hora´ y yo iba y lo pasábamos muy bien juntos. Luego ya me dio un teléfono o me llamaba al apartamento”. Así hasta que tres meses más tarde se dio cuenta de que estaba embarazada y como tenía muchas molestias decidió regresar a su país para que su familia la cuidara. Fue directamente del aeropuerto al hospital, donde le diagnosticaron un embarazo de riesgo y que sólo tenía un 50% de probabilidades de salir adelante”, afirmó en su día Patricia Montes de Oca al diario El Mundo.

Al principio, una pensión de 5.000 dólares mensuales 

Durante todos estos años, el empresario fue llamando a su presunta hija por teléfono, pero, además de las llamadas telefónicas, también se hizo cargo de ella económicamente. Al principio, según la citada denuncia, enviaba esporádicamente 5.000 dólares (unos 4.000 euros), una cantidad que luego se convirtió en una aportación fija al mes. Según el abogado Joaquín Ybancos, el hijo mayor del matrimonio, Zoilo Ruiz Mateos, siempre estuvo al tanto de esta relación extramatrimonial que mantuvo en su día su padre y era el encargado de satisfacer económicamente esta cantidad a su presunta hermana.

El empresario José María Ruiz Mateos y su supuesta hija no se conocieron físicamente hasta que ésta cumplió los 17 años, ocasión que aprovechó para venir a verle a Madrid y le pidió que le concediera su apellido. ”Entonces, nos dio 10.000 euros para que nos fuéramos de vacaciones y me advirtió de que si iba a la televisión a contar nuestra historia, me tratarían como una puta“, afirmó en su día la mexicana. Fue en el año 2010 cuando se vieron por última vez. Ahora, tanto Adelita como su madre confían en la prueba de ADN para que se sepa toda la verdad. Una hija secreta del que fuera un empresario ejemplar hoy reconvertido en un personaje perseguido por la Justicia por presunto estafador en Nueva Rumasa.  

Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho