Menú Portada
El popular periodista tendrá que declarar por la no tramitación de una denuncia policial contra su sobrino

José María García, imputado en una presunta trama de atestados “desaparecidos” en la Policia Local de Marbella

Junio 1, 2008

El paparazzi Diego Arrabal, entre los implicados por conducir bajo los efectos del alcohol
 
A los acusados se les juzgará por los presuntos delitos de prevaricación, cohecho y custodia de documentos en funcionarios públicos

pq__BUTANO2.jpg

El titular del Juzgado número cuatro de Marbella ha citado al famoso periodista José María García para tomarle declaración en calidad de imputado por la desaparición o no tramitación de un atestado contra la seguridad del tráfico y conducir bajo los efectos del alcohol de su sobrino Jesús Fraile, hijo del famoso empresario Jesús Fraile, sucedido en la ciudad de Marbella en el año 2005. Agentes de la Policia local de esa ciudad detuvieron en un control al sobrino del popular periodista y realizaron las correspondientes diligencias policiales por tal delito; sin embargo, el atestado no fue remitido a la autoridad judicial correspondiente.
Según consta en las diligencias que el Juzgado investiga, un alto cargo de la Policia Local de Marbella y muy unido a la actual delegada de Seguridad Ciudadana, Francisca Caracuel. Francisco Javier M.G. entregó un sobre conteniendo tres atestados a un agente de su confianza, en los días que por parte del Cuerpo Nacional de Policia se procedía al registro de las dependencias de la Policia Local, dentro del marco de la Operación Malaya. Con posterioridad, este agente abrió el sobre y comprobó la existencia de tres atestados sin remitir al Juzgado, uno de ellos correspondientes al sobrino de Jose María García, el conocido paparazzi Diego Arrabal, que también ha sido imputado, y una ciudadana de Marbella desconocida. Ante su descubrimiento el agente presentó la correspondiente denuncia contra el mando Francisco Javier Martín, responsable de la Oficina de Atestados y encargado de remitir las diligencias a las autoridades judiciales correspondientes, motivo por el que se abrieron las diligencias citadas. El mencionado Juzgado tiene previsto tomar declaración a los imputados por los presuntos delitos de prevaricación, cohecho y custodia de documentos en funcionarios públicos.

Funcionarios apartados

Lo sorprendente es que, mientras otros funcionarios policiales se encuentran apartados por estar implicados en presuntos delitos, caso de Rafael del Pozo, el aludido mando ha sido “premiado” con un ascenso y la dirección de la Academia de Policia Local, dónde se forman y reciclan los agentes policiales, participando activamente en la actual dirección de la Policia Local con Francisca Caracuel, del Partido Popular, en funciones de “jefe”.
El malestar en la plantilla de Policia marbellí es latente ya que los actuales mandos, mantienen una ola de “terror” y “control” absoluto sobre el resto de funcionarios; habiéndose iniciado un centenar de expedientes disciplinarios por asuntos tan “nimios” como parar en un arco para saludar al ex jefe de la Policia local Rafael del Pozo o tomar un café en las cercanías de la casa de un familiar de la señora teniente de alcalde.
Mientras todo esto ocurre con el beneplácito de la alcaldesa popular, María Ángeles Muñoz. Indagaciones realizadas por extraconfidencial.com demuestran que los expedientes abiertos a dos agentes por visitar un “supuesto” piso de prostitución se enmarcan dentro de la campaña de control y coacción impuesto por los actuales mandos, que aprovechan cualquier duda para coaccionar, “vía” expediente disciplinario, a los agentes de servicio en las calles. No es de extrañar que los niveles de prostitución y delitos se hayan disparado en la “joya” marbellí de Puerto Banús, donde proxenetas y meretrices abordan a los turistas, sin ningún pudor ni temor.