Menú Portada
En medio de las sucesivas manifestaciones en contra de la LOMCE

José Ignacio Wert “sustrae” 60.000 euros del erario público para la formación idiomática del personal de Educación

Enero 27, 2015

Para agilizar la adjudicación del contrato, su departamento ministerial ha optado por anular la concurrencia pública y, salomónicamente, ha dictado un procedimiento negociado sin publicidad

pq_929_jose_ignacio_wert.jpg

El trilingüismo. Ese intrincado decreto que se edifica en torno a la numerología del 33%. Un número que para unos representa a la demonización de la lengua nativa y para otros, la perfección áurea. El ministro de Educación, Cultura y Deporte lleva tiempo subido al autobús del segundo grupo. Sus armas son la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, (LOMCE) y los procesos abiertos en Comunidades históricas como Baleares o Galicia. De hecho, José Ignacio Wert ha asegurado que dichos proyectos políglotas en la educación “son del todo conforme” con la nueva Ley de la Educación, esa contra la que se manifestaban miles de estudiantes en toda España en las jornadas de huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes.

Pero como donde dije digo, digo Diego, Wert le ha dado un nuevo giro de tuerca al asunto del inglés. Ahora parece que el ministro renuncia a la capacidad globalizadora de la lengua anglosajona asegurando que ésta “como lengua de comunicación empresarial y científica no tiene por qué ser la referencia para el español”. Así lo reconocía en la presentación de la IV edición de Futuro en Español donde alertaba que el español debe ser la segunda lengua en internet.

Decisión salomónica de Wert

Para bien o para mal, el inglés es uno de los caballos de batalla de Wert, y lo que parece claro es que para él y para los suyos, el ministro si quiere el idioma extranjero. Así lo acredita la adjudicación publicada en la Plataforma de Contratación del Estado con fecha del pasado 17 de octubre y firmada por la subsecretaría del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. El objeto del contrato es la prestación del “servicio para impartir formación semipresencial en inglés y francés al personal del Ministerio”. El importe, casi 60.000 euros (59.990 euros como valor estimado del contrato), ó 10 millones de las antiguas pesetas. 

Para agilizar la adjudicación del contrato, la cartera de Educación ha optado por anular la concurrencia pública y salomónicamente ha dictado un procedimiento negociado sin publicidad.

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), será la encargada de dar cumplimiento a los requisitos del contrato “por ser la oferta económicamente ventajosa, adecuada y convincente para los intereses de la Administración”. Intereses que descansan en la mejora del currículo idiomático personal a costa del erario público.