Menú Portada
El santanderino se rapó el pelo en pleno directo

José Campos: “Me quedo rapado aunque a Carmen no le guste”

Julio 7, 2008

Se lo apostó con total seguridad y acabó rapándose por la Selección Española. Y, está tan contento, que ni siquiera le importan los comentarios de los que le rodean.

pq_560_josecampos.jpg

El grandullón de José Campos no se lo pensó dos veces, quizás porque aunque confiaba en el éxito de la Selección Española en tierras austriacas, creyó que ese malfario que acompañó a los de Aragonés en anteriores campeonatos, iba a hacer de las suyas en la Eurocopa. Erró en su vaticinio y acabó rapando al cero su estilosa cabellera. Pese a que el cántabro, que ha logrado elevar los índices de rentabilidad del Rácing de Santander, es poco amigo de los programas de televisión, hizo una excepción para cumplir con su palabra. Y el corte no le queda nada mal, puede que porque sus ojos transmiten bonanza y sensibilidad: “Mi club de fans me dice que no me deje crecer el pelo, que así estoy muchísimo más guapo. Tendré que hacerles caso aunque a Carmen no le acabe de gustar”. Es curioso, pero es cierto que José tiene a sus espaldas un gran número de seguidores que disfrutan con su espontaneidad y simpatía.
 
Vacaciones, ¿qué es eso?
 
Su imagen ruda, algo oronda y distante, para nada se corresponde con su verdadera personalidad. En las distancias cortas, Campos es un ser entrañable, místico y sincero. A pesar de que su relación con la Bordiú despierta runrunes infatigables, siguen tan enamorados como el primer día, superando baches y enfados. Este año no tendrán vacaciones programadas, salvo escapadas puntuales a islotes españoles e internacionales en los que intentarán desconectar del mundanal ruido: “Preferimos quedarnos aquí (en Santander) y hacer viajecitos de fin de semana para aprovechar al máximo la ciudad en tiempos de verano”. Buena opción. Por cierto, me cuentan que próximamente verá la luz una entrevista de la aristócrata, que sorprenderá a más de uno. Cuento los días para el acontecimiento.
 
Por Saúl Ortiz