Menú Portada
EXCLUSIVA
Está también puesto a nombre de su empresa Ahorros Familiares Saja

José Bono ocultó en su declaración de bienes otro piso de su propiedad

Mayo 17, 2010

En esta reflejaba que su hija era propietaria de dos inmuebles y dos plazas de garaje, cuando en realidad sólo le pertenece uno

El metro cuadrado en la zona se cotiza a 3.500 euros, por lo que cada piso de los Bono tiene actualmente un valor en el mercado de unos 350.000 euros

José Bono, en calidad de presidente del Congreso, llamó a la comunidad de vecinos para que retiraran un aparato de aire acondicionado


Según ha podido comprobar extraconfidencial.com, la familia Bono disfruta de otro piso más en la capital de España, a sumar al de la zona del Madrid de los Austrias y a sus diferentes propiedades repartidas por Albacete (El Salobre); Toledo (Bargas y Olías del Rey), Alicante (Campello) y Málaga (Estepona), lo que aumenta aún más su parqué inmobiliario, que tenia oculto incluso para la Fiscalía General del Estado.

José Bono en su declaración de bienes atestiguó que su hija, Ana Bono Rodríguez, era dueña de dos pisos en  el número 5 de la calle Almirante Francisco Moreno. Se trata de dos viviendas contiguas, el 3ºC y el 3ºD, con sus dos plazas de garaje, la 51 y la 52. Pero según figura en los datos de la comunidad de vecinos, el 3º C y la plaza 51 no son propiedad de la hija del Presidente del Congreso, si no de la empresa de la familia Bono, Ahorros Familiares Saja. De hecho, la propia Ana Bono, acudía a la junta de vecinos no sólo en su nombre como propietaria de una vivienda, si no también en representación de la empresa dueña del otro inmueble.

El nuevo piso de los Bono se encuentra en la Ciudad Universitaria de Madrid,  junto al parque de Ofelia Nieto y en una zona de Madrid privilegiada por su situación y vistas; y, además, de reciente construcción. En esa zona de nuevos edificios tienen inmuebles desde el ex presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, como varios jugadores del equipo blanco, que disponen de pisos como Emilio Butragueño. El metro cuadrado por esa zona se cotiza a 3.500 euros, por lo que el piso de los Bono tiene actualmente un valor de mercado de unos 350.000 euros.

Empresa insignia de los intereses inmobiliarios

Ahorros Familiares Saja es el buque insignia patrimonial e inmobiliario de la familia. Con un capital social que asciende a la nada desdeñable suma de 658.000 euros, se constituyó el 5 de marzo de 2004 y su actividad está dedicada “a los servicios relativos a la propiedad inmobiliaria y a la propiedad industrial”. Su domicilio social se encontraba inicialmente, según figura en el Registro Mercantil, en la propia mansión familiar de los Bono en Olías del Rey (Toledo). Luego la empresa se trasladaría al madrileño barrio de Salamanca, en concreto a la calle del Conde de Peñalver, número 47.

El inmueble de la calle Almirante Francisco Moreno goza tanto de pisos como de apartamentos, pero los Bono fueron a por lo mejor, ya que se trata de pisos con cerca de 100 metros cuadrados, con dos cuartos de baño, dos dormitorios, salón y comedor. Ana es muy conocida en el inmueble por su belleza y simpatía.

La segunda hija del matrimonio entre Jose Bono y Ana Rodríguez Mosquera tiene 27 años, es morena, y de sonrisa rápida, abierta y extrovertida, guapa y con las decisiones sobre su vida bien pensadas. Ha terminado su carrera de Derecho en la Universidad Carlos III, de Madrid, que regentó durante muchos años el compañero político de su padre Gregorio Peces Barba. Ana se ha querido dedicar al Derecho privado. Perteneció en su día al gabinete jurídico de la inmobiliaria Reyal Urbis, propiedad del amigo de su padre Rafael Santamaría. También durante tres semanas semanas llegó a figurar como apoderada de esta inmobiliaria, que durante años ha sido beneficiada con varias y millonarias promociones en Castilla-La Mancha.

Se da el hecho, de que viviendo Ana Bono en este inmueble, la comunidad de vecinos recibió la llamada del propio José Bono en calidad de presidente del Congreso. La tercera autoridad del Estado, nada más y nada menos, quería que se cambiaran los estatutos de la comunidad de vecinos para que se retirara un aparato de aire acondicionado que molestaba a su hija. Continuará.

Juan Luis Galiacho