Menú Portada
La política de AENA puede suponerle algún que otro disgusto judicial

José Blanco, disparado hacia la presidencia de la Xunta y, quizás, al banquillo

Julio 7, 2009

El ministro de Fomento convencido que su gestión en Fomento le catapultará como candidato

pq_817_JOS_BLANCO.jpg

Dicen que no da puntada sin hilo. José Blanco, cedió su puesto como vicesecretario General del PSOE, responsabilidad que antes ejerció Alfonso Guerra, para sustituir a Magdalena Álvarez al frente del ministerio de Fomento. Para distanciarse de su predecesora dio un golpe de efecto al alcanzar un acuerdo con la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre, y desbloqueó las negociaciones. Su clara actitud negociadora la extendió a otras Comunidades Autónomas. Por si todo esto fuera poco, el trabajo de su sucesora, Leire Pajín, ha suscitado de nuevo la división dentro del PSOE, sobre todo después de las últimas elecciones europeas.

Pero no todo iba a ser, ni será, se lo aseguramos, un camino de rosas en el ministerio de Fomento. Una cartera que José Blanco asumió como un paso más, aseguran en Ferraz, en su imparable carrera hacia la presidencia de la Xunta de Galicia y erigirse así en el líder de los socialistas gallegos, actualmente divididos. Antes, el hombre de confianza de Rodríguez Zapatero se las tendrá que ingeniar para reducir la deuda que acumula su ministerio: 16.000 millones de euros. Y es que siete de las 82 empresas públicas que constituyen el holding de Fomento continúan registrando pérdidas. Y la mayor parte se la reparten AENA, Adif y RENFE.

Y es precisamente por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el ente público empresarial encargado de la navegación civil aérea y de los aeropuertos civiles en España, por donde le pueden crecer los enanos a José Blanco. La política seguida hasta ahora por esta sociedad estatal no sólo puede dejar en evidencia su gestión sino, más allá, verse afectado por algún tipo de causa judicial que puede presentarse en las próximas semanas contra el ministro. La imprudencia o temeridad de un alto cargo de AENA quizás le siente en el banquillo…de los acusados