Menú Portada

Jorge Javier Vázquez dice que Toño Sanchís está “defenestrado, hundido, finiquitado y amortizado”, Sálvame se corona con un análisis morfopsicológico de María José Campanario, Risto Mejide se lanza al cuello de Pedro J. Ramírez y Marhuenda dice que le perjudica haber trabajado con Rajoy 

Junio 28, 2017
jorje javier toño sanchis

Sálvame ya no sabe qué hacer para subir su audiencia. Si hace algunos meses decidió jubilar el polígrafo de Conchita, ahora busca otras estrategias para aliñar las tardes. La última ocurrencia del programa fue hacer un análisis “morfopsicológico” de María José Campanario. El comentado gazpacho, que se salta cualquier rigor científico, fue analizar dónde tenía la frente la mujer de Jesulín de Ubrique, hecho que la hace más sensible, con un ego más alto o con más necesidad de cariño. Paloma Ramón, encargada de la controvertida sección, no se cortó a la hora de explicar sus dudosas teorías, que por supuesto no fueron rebatidas por ningún tertuliano del programa.

Jorge Javier Vázquez por su parte está que trina contra Toño Sanchís, del que dice en Lecturas que es “un elemento tóxico y nocivo que, a tenor de cómo se ha comportado con ella durante tantos años, vivió con alborozo el camino hacia la autodestrucción que emprendió su representada. Pero a veces la vida tiene finales felices: gracias a su tesón Belén logró salir del hoyo en el que estaba metida mientras Toño se revuelca amargado en el subsuelo, escupiendo una rabia que rebota en su propio organismo y lo convierte en un ser pretenciosamente ridículo. Un absurdo telepredicador que confunde las más elementales reglas gramaticales, provocando que los cimientos de la Real Academia de la Lengua Española tiemblen cada vez que abre la boca. Toño Sanchís está defenestrado, hundido, finiquitado, amortizado. Pero, por favor, que siga hablando, porque nos dará la posibilidad de asistir en vivo y en directo a un clamoroso suicidio mediático. Mientras eso ocurre… ¡disfrútalo, Belén! Te lo mereces. Porque eres buena tía, porque te queremos y porque siempre has tenido más razón que un santo”.

Olvido Hormigos intentó ayer sacarle la cara a su representante, pero María Patiño no se lo dejó fácil. El manager guarda silencio ante los reporteros de Sálvame mientras el programa prepara la reaparición de Belén Esteban este próximo sábado.

Risto Mejide contra Pedro J. Ramírez

El Español publicó ayer un reportaje en el que recogía todos los “memes”, parodias fotográficas virales, que se han hecho sobre la diferencia de edad en la pareja de Risto Mejide, Laura Escanes. “La red se ríe (y mucho) de Risto Mejide y Laura Escanes: los memes más graciosos”, titulaba el periódico que dirige Pedro J. Ramírez en relación a la diferencia de edad entre el publicista y la modelo, 22 años. Y el presentador de “All you need is love o no” se enfadó y le envió en Twitter el siguiente mensaje al citado periódico: “Hola El Español. Podríais haber usado las fotos de vuestro director, Pedro J. Ramírez. Ah, no, que no hay huevos (…) A ellos les encanta reírse (y mucho) de más parejas con diferencia de edad. A mí de los cobardes”. Con este dardo Risto le recuerda indirectamente a Pedro J. Ramírez que tiene 20 años más que su actual novia, la abogada Cruz Sánchez.

No es la primera bronca de Risto, que hace unos días cargó contra Buenafuente por el mismo tema: “El daño al que estás contribuyendo tú y la gente como tú haciendo mofa de una pareja por su diferencia de edad en los medios de comunicación. Mucho ha tenido que pasar para que en este país no esté bien visto criticar públicamente a parejas del mismo sexo, o de distinto color de piel. Enseguida son tachados de homófobos o de racistas. A que sí. Sin embargo, parece que todavía quedan ‘edadistas’ que no entienden que el mismo derecho a vivir su amor como les dé la gana lo tienen las parejas de distinta edad. Vamos, Buenafuente, ríete. Que a mí no me vas a hacer daño. No a mí”.

Marhuenda se hace la víctima mientras no deja de perder lectores

Francisco Marhuenda ha concedido esta semana una entrevista en El Mundo en la cual dice que nunca le plantearon echarlo de la dirección de La Razón tras salir a la luz las grabaciones de la Operación Lezo, que evidenciaban sus formas de funcionar: “Nunca se planteó. Ni los accionistas propietarios. Es más, esos días hubo Junta de Accionistas y al revés, se agradeció. Se me podrá cuestionar por otras cosas, pero en ese caso, como yo no había hecho nada incorrecto, no. El auto de desimputación es tan claro y contundente que resuelve cualquier duda”. Dice que no hizo nada incorrecto, no sabemos qué pensará Cristina Cifuentes, pero es que además el periodista se atreve a hacer otra pirueta: decir que trabajar junto a Mariano Rajoy le ha perjudicado en el trabajo: “A mí me perjudica haber trabajado con el presidente del Gobierno. Yo jamás le he pedido a Rajoy información, ni le he planteado ninguna posición de privilegio, ni le he pedido un favor. Ni que me dé una entrevista para que me favoreciera”. Marhuenda además dice que lleva años sin tomarse vacaciones, clave por la cual aparece en tantos platós. Eso sí, en las tertulias dice no forrarse: admite que se embolsa 150 euros por cuatro horas de tertulia. ¿Seguro?

Lo que está claro es que los últimos datos de la OJD (que se encarga de medir los lectores y ventas del papel) son desastrosos para La Razón: mientras El País vende más de 100.000 ejemplares diarios, La Razón no llega a 45.000, con una pérdida interanual de más del 20% y de casi 12.000 periódicos. Marhuenda puede estar orgulloso de ser el director que más ha caído en el último año. Enhorabuena.

Jorge Higueras