Menú Portada
El Ministerio del Interior apenas disfruta de competencias en la ciudad condal, en favor de la Generalitat

Jorge Fernández Díaz se gasta 75.000 euros para la participación del Ministerio del Interior en un festival de la infancia en Barcelona

Noviembre 25, 2013
pq_939_Jorge-Fernandez-Diaz.jpg

Uno no es de donde nace, sino de donde pace. Jorge Fernández Díaz, que nació en Valladolid en 1950 conoce a la perfección el sentido de este refrán popular. A pesar de haber vivido sus primeros años en Castilla y León, se estableció a los 3 años en Barcelona. Allí ha ejercido desde el inicio de su vocación política vinculado al PP de Cataluña del que fue presidente dos años (89-91). El ministro del Interior también regenta en la actualidad el sillón de diputado en las Cortes por Barcelona, y eso, a veces trasciende en su actividad cotidiana.

Por ello quizás, es de los políticos del círculo cercano a Mariano Rajoy presidente del Gobierno que presenta una posición más moderada con la afrenta independentista catalana. A finales de octubre llegaba a declamar en público que el Gobierno y su presidente están dispuestos al diálogo con Cataluña pero “sin imposiciones ni condiciones previas” y siempre en el marco de la ley. Parece que Fernández Díaz extiende el brazo del Gobierno que Rajoy encoge.

Prácticamente sin competencias pero gastando en ferias

Sin embargo las concesiones del ministro del Interior para con Cataluña y Barcelona no acaban aquí. El último día del mes de octubre el Ministerio del Interior adjudicaba a la empresa catalana Aula BGT Serveis el contrato para satisfacer los “servicios necesarios para la participación del Ministerio del Interior en el Festival de la Infancia de Barcelona”. La empresa, dedicada “a la creación, la gestión y la organización de proyectos diversos en el mundo del ocio educativo y sociocultural para toda clase de entidades”, se ve beneficiada a través de este contrato de una adjudicación de 75.000 euros. Un contrato que Interior ha clasificado como parte de los “servicios de esparcimiento, culturales y deportivos”.

Lo que resulta extraño es que el Ministerio del Interior convoque este concurso y conceda este contrato en una ciudad en la cual sus competencias se encuentran bastante limitadas en favor de la Generalitat de Cataluña.  ¿Una defensa de la imagen de España a través de la labor de las Fuerzas de Seguridad del Estado? Lo cierto es que es un gasto más que llamativo justamente cuando la labor de los Mossos d´Esquadra está siendo más cuestionada que nunca.