Menú Portada
La empresa que prestaba el servicio ha entrado en concurso de acreedores sin que seis meses después se haya buscado una alternativa por parte del Ministerio de Interior

Jorge Fernández Díaz margina al ciudadano español frente al extranjero: no puede interponer denuncias a la Policía Nacional por vía telefónica

Noviembre 23, 2012

Al entrar en la sección denuncias de la página web www.policia.es el usuario contempla cuatro opciones pero la telefónica es inexistente
Telefónicamente sí se atiende a extranjeros de habla inglesa, francesa, germana e italiana
Se ha vuelto a activar el servicio de denuncias por Internet, que fue paralizado en 2011 por problemas de seguridad

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Todos sabemos que vivimos en unos años en los que los recortes llegan a casi todas las esferas de los ciudadanos, pero que alcancen aspectos tan llamativos como es la seguridad ciudadana nadie podía imaginarlo el 20N. Y más que el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz,  margine justamente al ciudadano español que precisamente es el que paga por todos estos servicios es más que llamativo. El servicio de Denuncias Telefónicas de la Policía Nacional, al que se accede pagando, al ser el número de tarificación adicional 902 102 112, permanece activo pero sólo para unos pocos afortunados.

Desde mayo del presente año, el Ministerio del Interior decidió prescindir de la asistencia en español para la interposición de denuncias vía telefónica, manteniendo operativo el sistema para turistas extranjeros, algo que sólo se sabe o llamando donde se encuentra con la desagradable sorpresa de que no existe la opción de tramitar una denuncia o dentro de la página web www.policia.es, pero ni mucho menos de forma directa.

Escondido dentro de la web

Al entrar en el dominio y clicar en la pestaña referida a ‘Denuncias’, el usuario se encuentra con cuatro opciones diferentes para efectuar el trámite: por teléfono; a través de Internet; en Comisaría; o bien, Servicio de Atención al turista extranjero. Algo que no concuerda al 100% con las posibilidades reales, ya que tras realizar desde la redacción de Extraconfidencial.com  llamadas al 902 102 112, se ha constatado que este servicio no está activo para el ciudadano español que desea presentar la denuncia en el idioma oficial de su país. Una operadora ofrece al interesado información concerniente a la Comisaría más cercana, o bien una serie de pautas a seguir para efectuar la denuncia a través de Internet. De hecho, tras acceder a la pestaña de denuncias por teléfono, es cuando le especifica que es sólo para turistas.

El servicio queda así reservado para personas que se encuentren en España de modo esporádico, como foráneos que “cuando vengan de vacaciones puedan realizar la denuncia a través del teléfono porque las personas que se encuentran en la oficina de la Policía no tienen por qué saber el idioma”, tal y como informan desde el departamento de prensa de la Policía Nacional. De todos modos, una vez efectuada la denuncia los afectados, dispondrán de un plazo de 48 horas para firmar y ratificar la denuncia en la Comisaría que mejor se adapte a sus necesidades.

Concurso de acreedores y marginación del ciudadano

En el momento en que se puso en marcha el sistema, contaba con el apoyo tecnológico de la Subdirección General de Programas de Atención al Ciudadano dependiente de la Dirección General de Modernización Administrativa, Procedimientos e Impulso de la Administración Electrónica del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas-, dirigido en la actualidad por Cristóbal Montoro. Cuando se lanzó este servicio, se notificó desde la Dirección General de la Policía (DGP), como una prestación novedosa y funcional mediante nota de prensa emitida el 8 de agosto: “Prestado por agentes de la Policía Nacional con avanzados conocimientos en idiomas, a través de este sistema se podrán denunciar de una manera ágil y cómoda delitos como hurtos, daños o determinados robos”. No obstante, no se informa de la supresión del servicio proporcionado en castellano -idioma oficial del Estado-, y sus motivos.  

Al escudriñar los detalles de la anulación del servicio nos encontramos con la sombra de un “concurso de acreedores la empresa adjudicataria que lo prestaba”, según la información publicada por La Gaceta de Salamanca en mayo del presente curso. En esta misma nota de prensa se explicita que “la Dirección de la Policía asegura que se encuentra al corriente de pago con la compañía adjudicataria, que se ha visto obligada a presentar concurso de acreedores debido a problemas empresariales y a suspender la atención telefónica de denuncias”. Al ser preguntados por esta suspensión, desde el gabinete de prensa de la DGP informan que “hubo un parón” -en alusión a la finalización del servicio-, ya que “la empresa dejó de funcionar por motivos ajenos a la Policía y se recuperó el servicio para turistas para la campaña de verano”. Pero ya, apunto de llegar al mes de diciembre, se sigue prestando servicios al ciudadano extranjero, pero no se da solución para el español.

Alternativas insuficientes

Para compensar el vacío dejado por el sistema de denuncias telefónicas, la DGP anunció que reforzaba el sistema de presentación de denuncias de modo presencial, disponible las 24 horas del día, todos los días del año. Según la DGP durante un mes –el período comprendido entre mayo y junio-, el ciudadano español vio reducidas sus posibilidades de presentar denuncia a la rotunda obligatoriedad de acudir personalmente a la Comisaría más cercana, algo que volvía a generar el problema que se intentó erradicar a través de este sistema: la montonera de gente que se acumulaba en las Comisarías era incalculable.

El 7 de junio de 2012 fue activado por la DGP el sistema de denuncias vía Internet, paralizado desde 2011 para modernizar y reforzar la seguridad del sistema. Una prestación que registraba una media de entre 50 y 100 denuncias diarias y que se mantuvo inoperativa durante todo un ejercicio. En este caso, tras realizar el trámite, el ciudadano dispondrá de 72 horas para certificar la denuncia. 

Estas dos alternativas, una por el excesivo tiempo necesario y, dos, por lo latoso de su mecánica personarse en la Comisaría y esperar turnos que nunca llegan y, tres, por su escasa accesibilidad -poco más de la mitad de los hogares españoles (63,9% en enero de 2012), tienen acceso a la Red-, figuran como dos opciones ineficaces e insuficientes en el contexto de una sociedad que por veces sufre de indecisión a la hora de la denuncia.