Menú Portada
Para cambiar el modelo productivo

Jordi Sevilla también defiende un gran pacto social

Febrero 20, 2010

El ex ministro de Administraciones Públicas Jordi Sevilla afirmó que el cambio de modelo productivo en España exige un “nuevo concepto de pacto social y político” en el que han de involucrarse el Gobierno, los partidos, el sector privado, las universidades y la ciudadanía en general.

pq_922_jordi_sevilla.jpg

Sevilla, quien pronunció la conferencia inaugural de la “VII Jornada sobre Responsabilidad Corporativa para la Alta Dirección de la Empresa”, en Madrid, subrayó que “un Gobierno no puede decidir, él sólo, cambiar un modelo productivo o luchar contra el cambio climático” si el resto de la sociedad no se involucra en el proceso.

Esta circunstancia “obliga a alcanzar pactos al margen de la relación tradicional entre el sector público y privado”, remarcó.

El ex ministro, y ahora asesor de PricewaterhouseCoopers, pidió un cambio de mentalidad desde “la concepción del crecimiento cuantitativo al cualitativo”, lo que exigiría un uso más eficiente de los recursos y una mayor apuesta por la tecnología y la innovación.

“Antes, lo importante eran las cantidades de trabajadores o de inversión, y los vectores de crecimiento eran la cantidad y el precio; pero eso se agota, es insostenible porque siempre habrá alguien que al final produzca más barato”, argumentó.

Ahora hay que promover un “cambio cultural” que permita lograr un crecimiento basado en la “calidad y el valor añadido, haciendo las cosas con talento e innovación, que son factores que no se agotan”, añadió ante los empresarios convocados por el “Club de Excelencia en Sostenibilidad”, organizador de la jornada.

No se trata, según Sevilla, de “menos ladrillo y más ordenador, sino de ladrillo con ordenador”, ya que “hay que hablar de vectores y no de sectores”.

Jordi Sevilla puso como ejemplo la industria vitivinícola española, que en las últimas décadas ha conseguido “hacer lo de toda la vida de manera diferente” y mejorar la calidad del vino gracias a la mejora de los métodos de producción, embotellado y comercialización.

El reto de la innovación y la mejora de la calidad tiene que afectar a “todos los sectores y todas las empresas”, siempre bajo los principios de la responsabilidad social corporativa y de la “sostenibilidad, un concepto cuyo significado puede resumirse, según dijo, en “algo capaz de crecer y aguantar sin caerse”.