Menú Portada
¿Prepara su millonaria salida de la Comisión Europea hacia la Administración de Barak Obama?

Joaquín Almunia, enemigo número 1 de España: contra Astilleros, Telecos, Bancos, Eléctricas…

Julio 17, 2013

Tras sentenciar al sector naval, el último varapalo del Comisario de Competencia se dirige a las empresas españolas que han internacionalizado sus actividades fuera de la Unión Europea
Actualmente percibe 22.963 euros al mes por su cargo de vicepresidente de la Comisión, a los que hay que añadir más extras como un 15% de su salario para dieta de residencia
Si abandonara el cargo cobraría unos 10.000 euros netos mensuales durante 3 años para ayudar a “reintegrarse en el mercado laboral”
Igualmente, cuando alcance la edad de jubilación, recibiría una pensión mínima de 51.000 euros anuales compatible a la pensión máxima de la Seguridad Social por haber sido ministro y diputado en el Congreso
El PP de Vigo sugiere que Almunia sea declarado como persona non grata

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Tuvo su oportunidad y la perdió. José Borrell le arraso en las primarias del 24 de abril de 1998. Aunque luego el aparato de Ferraz se encargó de encumbrarle como candidato a la presidencia del Gobierno y padeció su segunda derrota consecutiva, esta vez ante las urnas. Y no tuvo más remedio que emigrar como Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios sustituyendo a Pedro Solbes en el 2004 para subir de escalón en febrero de 2010 como Vicepresidente y Comisario Europeo de Competencia.

Ahora parece haber olvidado que fue elegido por los españoles, se supone que para defender los intereses de España. Pues nada de eso, todo lo contrario. Mañana se hace pública la sentencia con respecto a los Astilleros Españoles, según publica hoy el diario El País. Ahora el organismo que dirige José Manuel Durão Barroso se inclina por que ese apoyo recibido a través de bonificaciones fiscales, conocidas como “tax lease”, se devuelvan desde 2007, y no desde 2005 como se ha planteado hasta ahora. Un cambio mínimo que no aleja al sector naval español del desastre, y todo ello con Almunia detrás y que ha llevado a que el Partido Popular sugiera que sea declarado como persona non grata. Pero no es lo único.

Parece insaciable. Ahora les toca a las multinacionales, las que potencian la marca España y ayudan a sostener la economía en momentos tan delicados como el actual. Se ha abierto un nuevo expediente contra España por permitir la aplicación de deducciones fiscales multimillonarias a la internacionalización de empresas españolas; en concreto, por permitir deducirse a las empresas la amortización del fondo de comercio (diferencia entre el valor en libros de una compañía y el precio finalmente pagado por ella), en compras fuera de la UE hasta 2010. Con ello se ataca especialmente a Telefónica, por la compra de la brasileña Vivo, pero no es la única empresa. BBVA, Santander e Iberdrola, según fuentes empresariales, podrían estar en la misma tesitura por varias adquisiciones.

¿Cambio de aires del comisario Almunia?

Denuncias que acumulan, e inquina especialmente para las empresas europeas y españolas. A raíz de las investigaciones que está llevando a cabo la Comisión Europea contra Telefónica, Orange y Deutsche Telekom –por una denuncia de la estadounidense Cogent-, por si se podrían estar aprovechando de su posición de dominio en el acceso a Internet, surge la duda de si su comisario de Competencia, Joaquín Almunia, estaría postulándose para algún cargo en la administración Barak Obama.

A lo mejor a este eterno político ya se le ha quedado pequeña la política europea, a la que llegó en 2004 tras 25 años como diputado en el Congreso y nueve de ellos ministro de Felipe González. En caso contrario, resulta harto complicado entender el empeño del vizcaíno por escarmentar a las compañías europeas por supuestos abusos de poder, mientras que contra las estadounidenses sus medidas son más que laxas. ¿Será que no quiere molestar a Google, Microsoft o Apple, empresas que no hay que ser muy espabilado para saber que dejan mucho que desear en lo que a competencia se refiere?

Quizás lo que le pasa a Joaquín Almunia es que tiene envidia de su compañero de partido, Rafael Bengoa, que en 2012 fue fichado por el gobierno Obama para implementar la reforma sanitaria en EEUU, y para intentar pillar cacho en Washington tenga que ir acumulando méritos.

Un futuro más que asegurado

Lo que está claro es que el Comisario socialista el presente y futuro lo tiene más que asegurado. Los siete vicepresidentes de la Comisión Europea, entre los que se encuentra Joaquín Almunia, perciben un salario base de 22.963 euros al mes, a los que hay que añadir más extras como un 15% de su salario para dieta de residencia y otros como la gestión de una vivienda o si fuera el caso la hasta la escolarización de los hijos. ¿Y cuándo deje el cargo? Todos los ex comisarios, a partir de cumplir los 65 años, tienen derecho a una pensión vitalicia. Su importe equivale al 4,3% del salario base de cada año de servicio hasta un tope máximo del 70%.

Así, aquellos Comisarios que cumplan un mandato de cinco años podrán cobrar un mínimo de 51.000 euros anuales. Otros, los más afortunados, tras 16 años de servicios tienen derecho al importe máximo (70% del salario base), lo que supone más de 10.000 euros netos al mes. Joaquín Almunia que cumplirá el próximo año 10 ejercicios como comisario estaría en el primer grupo, más de 4.000 euros mensuales a los que habría que añadir lo que paguen por su trayectoria política en España ya que el pago de esta percepción no es incompatible con el cobro de otras pensiones públicas -por ejemplo de ex diputado, o ex ministro- siendo frecuente el caso de ex comisarios que llegan a cobrar hasta tres pensiones públicas.

En el caso de Joaquín Almunia, se da la circunstancia de que al haber sido Ministro y Diputado en el Congreso entre los años 1979 y 2004, le da derecho a percibir el 100% de la pensión máxima de la Seguridad Social vigente en cada momento: otros 2.548,12 euros al mes por catorce pagas al año.

¿Y si cómo se especula deja el cargo antes? Tampoco hay problema, ya que la Comisión les ayuda a “reintegrarse en el marcado laboral”, percibiendo una retribución pública equivalente al 65% de su antiguo salario –alrededor de unos 10.000 euros netos mensuales-, durante un período de tres años a partir de la fecha de abandono de la Comisión. Una indemnización que pueden seguir cobrando aún habiendo encontrado trabajo. Una situación desde luego muy dispar a la que pueden sufrir los trabajadores de los Astilleros Españoles, abocados a la ruina por obra y gracia del Comisario enemigo número 1 de España.