Menú Portada
Este domingo, de 9 a 21 horas, los socios votan la continuidad o expulsión del presidente

Joan Laporta se teme lo peor en el voto de censura

Julio 3, 2008

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, cuenta las horas como si fueran las últimas al frente del club. Por sus palabras no las tiene todas consigo de seguir al frente de la entidad el próximo lunes, cuando se conozca la votación del voto de censura. Como no sabe si el socio acudirá a defenderle de los que le quieren echar, recurre al victimismo y al miedo colectivo para motivar al socio a que le vote. “Si el voto prospera, el club se paralizará”, dice. Ni él mismo se lo cree.

pq_558_laportacajon.jpg

Laporta ha programado la última semana antes de la moción del domingo con las presentaciones de los jugadores que fichó hace más de tres semanas. Busca el efecto en los medios de comunicación para granjearse afectos. A nadie le sorprendería escuchar entre hoy y mañana que incluso el Manchester está dispuesto a vender a Cristiano Ronaldo al Barça para que no vaya al Madrid. Pero haga lo que haga o diga lo que diga, la suerte está echada. La única duda que queda es saber si los dos tercios de los que voten pedirán su marcha. Casi el 67 por ciento de los que se movilicen, porque casi estoy seguro que Laporta ha movilizado al menos a 5.000 socios para que le salven el cuello. A cambio de qué, ya se verá.
Su argumento más peregrino para motivar a los socios es que detrás de la moción está Sandro Rosell, su ex mano derecha, que quiere ocupar el sillón presidencial blaugrana. Es igual. Sea verdad o sea mentira, lo que va a hacer el socio es castigar su mala gestión y no le importa quién le ha dado la oportunidad de hacerlo, si Giralt o Rosell. Que está Rosell, mejor. Con Sandro de vicepresidente llegaron las ligas y la Champions, los grandes jugadores y ánimo perdido. Cuando Laporta le echó de la junta sólo ha habido fracasos y problemas, fichajes malos y vestuario descontrolado.
Hasta el nombramiento de Pep Guardiola como técnico ya dijimos que no tendría el efecto deseado, que no era otro que volcar el apoyo de los medios de comunicación a su favor por el carisma de Pep. No lo consiguió, y además todos los socios ya saben que como gestor Guardiola no sirve; sus primeras palabras anunciando que no contaba con Deco, Eto’o y Ronaldinho fue una metedura de pata de esas de despido procedente. Deco ha sido ‘regalado’ al Chelsea por 10 millones de euros, y no hay quien compre a Eto’o ni a Ronaldinho por un justiprecio. Ahora, brasileño y camerunés tienen la sartén por el mango y se irán sólo si ellos quieren. Por cierto, si Laporta es destituido, Ronaldinho no se va a marchar.

Rosell está detrás. ¿Y qué?

Ustedes lo saben mejor que yo“, dijo Laporta a la prensa, “que Rosell y Giralt es un equipo que lleva muchos años trabajando“. Otra más. Si es verdad, mejor para el FC Barcelona porque su aterrizaje si gana las elecciones no será una improvisación y el club lo notará, como lo notó en 2003 cuando Laporta llegó de la mano del propio Rosell.
No podemos ni queremos dejar margen de sorpresa. Es importante que se vote ´no´ con la mayor participación posible. Nos sentimos ilusionados y fuertes para seguir y porque nos daría una continuidad para seguir gobernando de forma incontestable. Una mayor participación llevará a que la moción no prospere“, afirma Laporta. Es posible, o no. Cualquiera sabe. Lo que sí es cierto que si hay más votos contra Laporta que a favor, pero insuficientes para la destitución, ya me contarán con qué legitimidad seguirán al frente del club, y la que se puede liar en el Camp Nou con el primer resultado adverso. El lunes lo sabremos.