Menú Portada
Se presentó a las elecciones

Jimmy Jump quiso ser alcalde

Junio 1, 2010

Se ha hecho popular de la noche a la mañana, aunque para los medios de comunicación ya es un viejo conocido. Jimmy Jump, el hombre con su barretina que irrumpió en Oslo durante la actuación de Dani Diges, al descubierto.

pq_923_jimmyjump.jpg

Nadie podía imaginar que ocurriría algo semejante en un lugar donde la seguridad debía impedir algo así. El cantante Daniel Diges pasará a la historia de la televisión por la irrupción de Jimmy Jump, un atrevido catalán que aparece y desaparece de eventos multitudinarios con el único objetivo de acaparar minutos de programas de televisión y páginas en la prensa nacional e internacional, durante su magnífica actuación en Eurovisión.  Sin embargo, aunque su ya famosa barretina ha sido inmortalizada en estadios de fútbol, pasarelas de moda y otros sacros santos, era la primera vez que Jump se atrevía con un certamen de música internacional como Eurovisión. El mundo entero habla estos días acerca de la controvertida aparición de Jump en el escenario de Oslo. Todos cuentan anécdotas de este polémico treintañero que, desde hace varios lustros, insisten en que es patrocinado por algunos grupos radicales y personas con intenciones algo ilícitas. De hecho, en esta ocasión, Jimmy fue directamente trasladado a un calabozo donde pasó la noche que pudo hacer frente a los mil ochocientos euros de multa que pagó con una tarjeta a su nombre. Aunque pueda sonar a impertinencia, lo cierto es que durante las horas que pasó retenido, Jump bailó hasta caer exhausto.  Ahora, desde su grupo de Facebook, pide clemencia a sus más de cincuenta mil seguidores. Apela al sentido común y a la humanidad de los internautas para que hagan pequeños ingresos en su cuenta bancaria para poder hacer frente al castigo económico. Jimmy solicita dos euros por cada fan y, de momento, parece que la jugada le está saliendo perfecta. Todos le apoyan y le admiran hasta el extremo.
 
Quiso ser alcalde
 
Sin embargo, poco o nada se sabe de este peculiar personaje que se ha convertido, por arte de birlibirloque, en una de las personas más populares de todos los tiempos. Ha ocupado las portadas de prestigiosos periódicos y ha abierto los sumarios de los informativos de aquí y de allí. Quizás por eso no tuvo problemas en rodar, pocas horas después, un video en el que, más feliz que de costumbre, bebía y brindaba con un amigo ante su grandilocuente hazaña. Ver para creer. Jimmy, cuya familia anda estos días escondiéndose de los medios de comunicación, no es un hombre desconocido para los catalanes. En la década de los noventa, Jump se presentó a las elecciones municipales con un seguimiento algo más bajo de lo que él creía. No cabe duda de que, por alguna extraña razón, este individuo tiene unas inconmensurables ganas de llamar la atención. Y lo ha conseguido.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)