Menú Portada
Por eso ha puesto a la venta sus propiedades

Jesulín quiere comprar una gasolinera

Marzo 7, 2010

Mucho se ha especulado sobre el motivo real por el que Jesulín de Ubrique ha puesto a la venta todas sus propiedades. Podría querer comprar una gasolinera.

pq_923_jesussin.jpg

Se avecinan ilustres cambios en la vida de Jesulín de Ubrique y María José Campanario. Y no porque ahora hayan metido a la pareja en uno de esos follones familiares que tantos minutos de gloria han dado, sino porque han decidido dar un vuelco a algunos aspectos de su vida. Amén de la crisis sentimental por la que atraviesan desde hace ya algún tiempo. Naufragan sin rumbo, pero mantienen izada la vela por miedo a equivocarse. No obstante, a Jesús no le hacen gracia las insinuaciones que su mujer hace cada vez que llama al programa ‘Tal cual’ de Antena 3. Ella le reprocha tímidamente, pero su amiga Carmen Pardo es la que tira la piedra y no esconde la mano. Ella señala sin temor, quizás porque además de amiga es también periodista. Es leal, sí, pero en ocasiones abandona la amistad para recordar lo aprendido en la facultad. Carmen sabe que María José se siente algo desprotegida públicamente por su marido y prefiere no ocultarlo. Hace bien, pues ya hay quien quiere cantar la ‘traviata’ y explicar cómo de revueltas bajan ahora las aguas en esa casa que ya no se sabe cuál es. En los últimos años han pasado por tantas viviendas que ya no saben dónde apostar una cámara a la espera de verles salir a pasear. Imagino que, con las últimas tempestades sureñas, Jesús y Campa habrán tenido que limpiar a fondo sus casas de Jerez de la Frontera. ¡Qué imagen, por Dios!
 
Como Cayetano Rivera
 
A pesar de las lluvias, no hay inconveniente para que Jesulín y María José se despojen de sus casas. No sólo han puesto prácticamente todas sus propiedades a la venta, sino que ahora barajan la posibilidad de alquilar algunas otras que, por el desuso, acumulan grietas, polvo y hasta hendiduras. ¡Cuánto patrimonio! Se especula con la posibilidad de que tan rápida maniobra responda a una estrategia, nada inútil, para afrontar dudosas fianzas por el juicio que se le avecina a su ya no tan regordeta mujer. Otros, los más malévolos, advierten que la artimaña no es más que un intento exacerbado de la Campanario para no dejar cuasi patrimonio a la televisiva Andrea. Una locura, pues no puede habitar el mundo persona con tanto odio o resquemor. Hipótesis a un lado, lo cierto es que, desde hace unos meses, Jesulín está obcecado en ampliar su horizonte profesional. Quiere ser como ese Cayetano Rivera multidisciplinar que modela trajes de Armani y vende perfumes con la misma seriedad que en los ruedos. Por eso, arrinconado en una de las rudas estancias de Ambiciones, el diestro cavila acerca de cómo llegar a ser igual que otros de sus compañeros. Ya no esconde que quiere ser como ese Cayetano Rivera multidisciplinar que modela trajes de Armani y vende perfumes con la misma seriedad. Eso sí, Jesús debería descartar embarcarse en el aparatoso mundo de la imagen, pues ni queriendo sería capaz de lograr una campaña publicitaria barnizada sin burla, pitorreo o sátira. Él es más bien el reflejo de la España arcaica, post aldeana, pero rematado con mala baba, poco salero e irritación. Vamos, toda una joyita. Sin embargo, Jesús no desiste en la lucha por hacerse empresario. Metió la pata con aquel negocio de las fresas y tampoco tuvo demasiada suerte cuando quiso ser cantante, pero ahora las cosas han cambiado. Se siente mucho más maduro y considera que sus decisiones poco o nada tienen que ver con las de antaño. ¡Ay!
 
¡Lleno, por favor!
 
Tan seguro está de su cargo como empresario que, coincidiendo con la puesta en venta de sus casas, está dispuesto a comprar una gasolinera cercana a ‘El Bosque’. Quiere crear un imperio en el que el oro líquido le convierta en un afortunado empresario. De eso sabe mucho el tierno ´Playerito´ que un día fue amigo y consolador. Tendrá mucho que invertir, por eso me aseguran que ha decidido poner a la venta todas sus casas. Necesita líquido –o cash que diría la Lomana– y el ladrillo es una de las formas más rentables que tiene para ello. Ha puesto a una de sus mejores amigas, que también trabaja y administra un restaurante, a buscar posibles compradores o arrendadores. Quién sabe si, en los próximos meses, Jesús convoca a la prensa del corazón para inaugurar su nuevo negocio. Será el momento para darle el plantón.  
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)