Menú Portada
El torero se muestra huidizo cuando se le pregunta por su hija Andrea

Jesulín de Ubrique: “Me da igual lo que piensen de mi”

Enero 2, 2009

Apenas tiene relación con su hija Andrea. Belén Esteban aseguró que estas Navidades no las pasaría a su lado. ¿Qué piensa el torero?

pq_671_jesulin.jpg

Han decidido refugiarse en la discreción. No quieren hacer declaraciones y prefieren mantenerse en silencio ante las preguntas de los reporteros asfálticos. Los últimos acontecimientos, han obligado a María José Campanario y Jesús Janeiro a recapacitar sobre sus vidas. Conscientes de que el enfrentamiento que mantienen con gran parte de sus familias sigue despertando el morbo de los espectadores, han optado por apartarse del juego. Ya no quieren hablar, ni si quiera a través de exclusivas en las que se les pague cantidades astronómicas. Ahora lloran en la intimidad. Es el caso del matador, todavía a la defensiva con su madre. Está a la defensiva, sobre todo cuando se le pregunta si pasará los Reyes con su hija Andreíta. Jesulín rebuzna y se enfurruña. Con un tono de voz absolutamente elevado, el torero que en la década de los noventa recogía las bragas de las mujeres que acudían a verle en las plazas de los pueblos me atendió telefónicamente: “No me interesa nada lo que piensen de mi. Sois todos iguales” me espetó hace unos días cuando contacté con él para saber qué le había regalado a la pequeña que tuvo durante su relación con Belén Esteban. Y, mientras, la familia de Jesús insiste en que las aguas vuelven a bajar tranquilas. En declaraciones concedidas en exclusiva a este periódico, la hermana del diestro confirmaba que se llevaba estupendamente con María José Campanario. La de Castellón es un caso aparte. Sigue conservando esa inocencia del principio, aunque en ocasiones debería plantarse ante las polémicas. Carmen Janeiro está tranquila, pero huye de la polvareda porque sabe que en televisión sus palabras son milimétricamente analizadas “en todas las casas se cuecen habas. Yo no quiero hablar, y me han ofrecido muchísimo dinero, porque creo que no es necesario llevarse mal con nadie. Hay que ser un poco más discreto para evitar que lo que está pasando en mi familia vuelva a ocurrir”, me dijo. Toda la razón del mundo.
Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com