Menú Portada
El empresario catalán no se persona en un juicio en el que fue llamado a declarar

Javier Rigau le da plantón a la Justicia

Abril 1, 2008

Ayer tuvo lugar el juicio que enfrentaba a Javier Rigau y el adinerado Pitito. Sin embargo, Rigau no compareció pese a haber sido citado formalmente. Pese a que en la demanda acusa a Pitito de haberle llamado “desviado sexual”, la realidad parece bien distinta.

pq__rigaulom.jpg

Que Javier Rigau se ha adicionado a las demandas es prácticamente innegable, después de que haya interpuesto más de cuarenta contra programas y periodistas de la prensa del corazón. Su abogado, Javier Saavedra, intenta conseguir astronómicas indemnizaciones. La última, a Pitito, miembro de la alta sociedad barcelonesa. Sin embargo, sorprendió que ninguno de los dos acudieran al Juzgado de Instrucción nº47, pese a que Rigau estaba citado formalmente para ser interrogado. No obstante, la falta de rigurosidad y meticulosidad en la redacción de las demandas no es un hecho nuevo en el abogado de las pamelas multicolor.  Más de un colega le tiene por iletrado ante la redacción de sus escritos, plagados de errores ortográficos y defectos de fondo. En este sentido, quedé atónito al tener conocimiento de la insólita demanda que, en la defensa de Javier Rigau, interpuso contra Pitito, a quien acusaba de haberle llamado “desviado sexual” en el extinto programa “Aquí Hay Tomate”.
 
Sin embargo, hay quien afirmaría que la esperpéntica defensa llevada a cabo por Elisa Fernández hizo desmerecer lo que en un principio se creyó caballo ganador, pues los presuntos apelativos insultantes plasmados en la demanda dirigida por Javier Saavedra nada tenían que ver con las verdaderas imputaciones realizadas por Pitito, a la sazón siempre respetuosas e incluso en defensa del que podría haber sido el protagonista de Paseando a Miss Daysi. Más de uno quedó al borde del parraque cuando se comprobó la aparente manipulación llevada a cabo en la demanda de marras, pues la trascripción realizada por el secretario judicial dejó al descubierto la realidad del asunto. Quizás por eso la Fiscalía solicitó la libre absolución del demandado. Nuevamente, Javier Rigau y su defensor han quedado en ridículo. Habrá que recordarle que los juicios hay que prepararlos bien antes de atusarse la melena, ponerse las gafas en su sitio y descalzar su sombrero de copa en una percha cualquiera. Entró con sombrero y salió con boina. Arrrrsa.   
 
 
Un restaurante para todos los públicos
 
Más radiante que un Javier Rigau que no compareció, me encontré a la superviviente Ivonne Armant que disfrutó de una copiosa comilona en compañía de su madre y dos señores de edad madura en el restaurante José Luis. Aunque es uno de los lugares más selectos de Madrid, lo cierto es que todavía conserva ese aire humano y detallista del principio. José Luis tiene una carta elaboradísima que, aunque reducida, abarca todo tipo de especialidades. Y, aunque José Luis (su dueño) se hizo muy famoso cuando decidió revolucionar el mercado de la hostelería creando sus famosos montaditos, sigue siendo igual de campechano y humilde. Y eso que por las mesas de su restaurante han pasado primeras figuras de la política, del cine y del folclore nacional e internacional. Y si la comida es exquisita, también lo son sus vinos. Hacía muchísimo tiempo que no paladeaba un caldo blanco tan sabroso. De lujo.
 
Por Saúl Ortiz