Menú Portada
UN TODO PODEROSO VENIDO A MENOS (II)
Declaró unos ingresos de más de 1,7 millones por venta y deterioro del inmovilizado

Javier Merino salva las cuentas de su principal empresa, Sodece SL, gracias a la venta de buena parte de sus bienes

Diciembre 3, 2013
pq_939_javier-merino2.jpg

La pasada semana extraconfidencial.com informaba sobre los problemas económicos del imperio empresarial Javier Merino: pérdidas millonarias, reestructuraciones societarias y concursos de acreedores se acumulan en buena parte de las sociedades del marido de Mar Flores, entre los que destaca el proceso de liquidación de Star Petroleum Red SL o las pérdidas y reducción de tamaño de Di Bocca Restauración SL. Ante el hundimiento de buena parte de la “flota empresarial” de Merino, el empresario se agarra al “flotador” de su principal empresa, Sodece SL, matriz de buena parte de las sociedades. Sodece SL que en 2008 absorbió los activos de la empresa Secpromer SL, es la propietaria del 60% de Multipetróleos SL y del 39,98 de Di Bocca Restauración SL. De hecho, en el ejercicio 2011, año que cerró con unas pérdidas de 888.870 euros, declaró unas inversiones a largo plazo de 2.074.099 euros, una cantidad nada desdeñable teniendo en cuenta que los activos totales de la empresa se elevaban en ese año a los 15.676.454 euros.

Unos beneficios ficticios

Con todo este panorama, en 2012 se obró el “milagro”, de ese volumen elevado de pérdidas ha dado la vuelta con un resultado casi igual, 887.169 euros, pero de ganancia. Pero no es oro todo lo que reluce, y esta cifra no refleja un cambio radical en la trayectoria de la sociedad. Si se analiza la evolución de las principales magnitudes de la cuenta de pérdidas y ganancias por el lado de las aportaciones positivas, las provenientes de otros ingresos de explotación descendieron (155.506 euros en 2011 a 93.326 euros en 2012), mientras que otras partidas como gastos de personal apenas desciende en 20.000 euros. La empresa de Javier Merino consigue salir de los números rojos gracias a enajenar (vender) inmovilizados por un valor de 1.767.563 euros frente a los tan sólo 1.893 euros declarados en esa partida un año antes.

Con todo ello, estos resultados recurrentes no dejan de ser un “fuego de artificio”, las pérdidas financieras crecieron (-692.794 euros en 2012 frente a -613.045 euros en 2011) mientras que en el balance, listado de bienes y obligaciones, también sufre importantes cambios. Los 2,07 millones de euros en inversiones en empresas del grupo desaparece aunque aumentan las inversiones en empresas no vinculadas crecieron de los 1,35 millones a 5,13 millones. Pero también caen drásticamente las deudas a cobrar (de 7,07 millones a 5,65 millones), mientras que en el lado contrario se dispara las deudas con empresas asociadas de Merino, de 30.827 euros a 2,29 millones. Cambio de “cromos”, artificios contables y ventas de activos, pero lejos de esto, sólo una recuperación de las ganancias puede reflotar una nave que se hunde.