Menú Portada

Javier Cuesta Nuin, como presidente, autoriza que Correos celebre su 300 aniversario gastando más de 3 millones de euros en etiquetas para sus sobres mientras se degrada drásticamente la calidad del servicio postal

Octubre 5, 2016

La Sociedad Estatal ha adjudicado a Atos It Solutions and Services Iberia el contrato para adquirir 187.500 rollos de este tipo de etiquetas térmicas Zebra. Clientes y trabajadores se quejan de la reducción de personal y horario que dilata los plazos de entrega y compromete la calidad del servicio.

correos

La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos es una empresa de capital 100% público, cuyo propietario es el Estado español, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Su presidente actual es Javier Cuesta Nuin y a lo largo de sus 300 años de historia ha presentado multitud de fórmulas y renovaciones. En 1716 nacía ya con la vocación de servicio público administrado por la Corona. Correos ha pasado en tres siglos de operar con unos servicios telegráficos y telefónicos rudimentarios a que todos sus carteros estén dotados con PDA (asistente digital personal), y otros sistemas innovadores para recibir paquetes en casa con dispositivos automatizados como HomePaq. Correos ha avanzado, mucho, en sus 300 años de historia y así quiere mostrárselo al pueblo en una serie de exposiciones que ha comisariado por toda España para conmemorar sus 300 primaveras.

Correos está de cumpleaños. Pero hay muchos españoles que no le ayudarán a soplar las velas de la tarta. El orgullo que siente la Sociedad Estatal ante su dilatada experiencia es directamente proporcional a la ira de sus trabajadores y clientes. De norte a sur de España, abundan las quejas por unos servicios que se han tildado de ineficaces y caóticos. Por ello, en la misma semana se han producido dos manifestaciones. Por un lado, los trabajadores compostelanos de Santiago se concentraban este jueves ante la sede de la Rúa do Franco para reclamar la contratación de más carteros y denunciar “sobrecarga” de trabajo. Por otro, un día antes, los trabajadores de Lanzarote se concentraban en Arrecife para protestar por la “precarización” de su trabajo, la “reducción drástica de personal” y el “deterioro” que consideran que viene sufriendo el servicio desde su externalización en 2012.

Recorte drástico de servicios durante el verano y que aún continua

Pero Correos sigue viviendo su particular cuento de hadas en sus 300 años de historia. Por eso ha decidido gastarse más de 3 millones de euros (3.017.437,50 euros), en etiquetas. Las etiquetas térmicas Zebra son unos adhesivos para impresoras térmicas y transferencia que tienen un amplio abanico de usos, atendiendo el etiquetado de productos dispares. Ahora Correos, ha licitado un contrato para adquirir 187.500 rollos de este tipo de etiquetas.

Tras un procedimiento negociado con publicidad, la empresa Atos It Solutions and Services Iberia se ha hecho con el acuerdo al ser “la oferta más económica y reunir todas las condiciones del pliego” de las tres propuestas recibidas. La empresa se describe en Internet como “líder global en servicios digitales con una facturación anual proforma de cerca de 12.000 millones de euros y 100.000 empleados en 72 países”. En estos momentos está a punto de aprobarse la fusión por absorción de las entidades Bull España y Siconet Ingenieros.

Tras un verano de perros, parece que Correos quiere continuar prestando un servicio de condiciones pésimas. Un verano en el que se han recortado en el mes de agosto drásticamente los servicios por la falta de personal, no sustituyendo todas las bajas con nuevas contrataciones y, con ello, provocando un recorte en los servicios de reparto y gestión de oficinas. Además también se ha limado el horario de las propias Oficinas. Todo ello imposibilita al ciudadano a que sus paquetes y cartas lleguen con la habitual puntualidad y plazos a sus casas. Eso sí, Correos se ha preocupado por garantizar que, en el momento en el que lleguen, llegarán bien etiquetadas.

Doinel Castro