Menú Portada
El PSOE prepara su artillería de cara a las elecciones europeas

Javier Arenas, en el punto de mira de la Unidad de Delitos Económicos

Marzo 26, 2009

Quizás pueda salvarle de la hoguera socialista su hermano Javier con buenos contactos y también negocios muy lucrativos compartidos con los socialistas andaluces de los que ya informó extraconfidencial.com en su día. Eduardo Arenas Bocanegra, abogado, y hermano del líder del Partido Popular andaluz, Javier Arenas, es, por ejemplo, accionista de la productora ZZJ, junto a Miguel Ángel Rodríguez entre otros, y que ha trabajado y trabaja para Canal Sur y Televisión Española. Pero su bufete de abogados va mucho más y sus relaciones con destacados dirigentes socialistas es “vox populi” al menos en Sevilla.

pq__rubalarenas.jpg

El caso es que el PSOE prepara su artillería pesada de cara a las elecciones europeas, una vez “abandonado”, vía medios de comunicación afines, el caso “Gurtel”. Y ya ha seleccionado a su nueva pieza: Javier Arenas Bocanegra, de momento candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en las próximas elecciones andaluzas. El PSOE andaluz dispone de sabrosa y suculenta información de unos de los fieles de Mariano Rajoy. Y una vez más, ese amplio dossier sale de alguno de los despachos de la calle Génova número 13, sede central del PP.

Todo en manos de Rubalcaba

Y toda esa información ha sido puesta en manos de la Dirección General de la Policía que a su vez la remitió a la UNEF (Unidad Delincuencia Económica y Fiscal), creada el pasado mes de enero y que agrupa a todas las unidades relacionadas con delitos económicos. Se creaba así una Unidad Central que “pudiera golpear con mayor operatividad las redes económicas de las organizaciones delictivas”.
Y al mando supremo de la UNEF se encuentra, cómo no, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Él dirige las operaciones. Y mientras tanto, Javier Arenas se pasea por Sevilla y otras ciudades andaluzas junto a populares compañeros periodistas y ni sufre ni padece con la proliferación cada vez mayor de determinados movimientos que dicen pertenecer al PP y que reclaman mayor democracia interna en el partido. Todo apunta a que los días de manzanilla y langostinos están a punto de acabar.