Menú Portada
Al presidente blaugrana comienzan a salirle rivales tras la calamitosa gestión de los dos últimos años al frente del FC Barcelona

Jaume Guixá salta a la arena como el primer opositor a Joan Laporta para que convoque elecciones

Mayo 5, 2008

La cortina de humo que lanzó el actual presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, después de mostrarse con su lado más agresivo ante los 800 peñistas que le han dado soporte durante todo su mandato, no ha tapado la problemática del club azulgrana que se ha desplomado por si solo cuando los resultados deportivos han fallado, como pronosticó en su día Sandro Rosell. Y como consecuencia de ello, casi sin tiempo para adoptar medidas transitorias, a Laporta le ha salido oficialmente el primer opositor, Jaume Guixá. Laporta anuncia 120 millones de euros para fichajes. El problema es que antes de fichar hay que vender, y muchas estrellas están bajo mínimos.

pq_512_guixa_jaume.jpg

En una nota de prensa, dice Jaume Guixá que “la directiva del F.C. Barcelona ha fracasado a lo largo de los dos últimos años. La pérdida de la Champions League y de la liga española 2008 son sólo algunos de los puntos a destacar. Sin embargo, lo más grave es la falta de autoridad ante algunos jugadores, la inexistencia de una política deportiva clara y de un modelo de gestión pre-establecido”. Ya saben, las consecuencias de venir a servirse y no a servir. El trampolín político del que siempre se habló sobre Joan Laporta, pero que parece que no termina de dar. Entre otras cosas porque tendrá el perfil, pero no la capacidad para arrastrar masas.
Añade Guixá que “Laporta ha revelado durante los últimos meses una gran inestabilidad que no todos los adeptos del Barça estamos dispuestos a soportar. Su actitud personal y plan de acciones se reflejan en el descontrol que sufre el club y en los malos resultados obtenidos“.
Está claro que en estos momentos de crisis declarada serán muchos los que salten a la palestra, bastantes de forma oportunista. No es el caso de Jaume Guixá que ya en las elecciones de 2006 presentó su Plataforma de Opinión Òmnium BlauGrana, bajo el lema “Barça mejor es posible“. De 50 años, catedrático de Organización de Empresas de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y socio del Barcelona, presentó su precandidatura a la presidencia del club en las elecciones del 3 de septiembre criticando la gestión de Joan Laporta y prometiendo un club más transparente, democrático y participativo. Guixá centró entonces su discurso en el aspecto social del club, no en vano es el presidente de la peña barcelonista Mil.leni de Sant Cugat del Vallés. En sus reproches a Laporta, ya entonces le acusó de “haberse alejado del socio“, algo que ahora reitera, y de haber incumplido su programa electoral, de “bajarse los pantalones en el aeropuerto y ante la Federación Española“, de mentir al respecto del ´caso Echevarría´, de aumentar la cuota de los socios renunciando a la publicidad en la camiseta y de presentar un superávit económico a costa de vender patrimonio.

Dos años después, con  las arcas vacías

Ahora, dos años después y con las arcas vacías de títulos y de euros, todos aquellos males anunciados se han multiplicado. En estos dos años ha estado preparándose para que unas posibles elecciones anticipadas no le pillen por sorpresa y pueda ser candidato oficial, algo que en 2006 no pudo llevar a cabo por no obtener los 1.804 avales de socios que se pedían para concurrir a las urnas. Algo que ocurrió a la mayoría de los precandidatos por la celeridad con que se llamó a los comicios.
En su día Guixá elogió la labor de Sandro Rosell y dijo que el presidente del club debe dar ejemplo. Pretende que el FC Barcelona vuelva a ser de todos los socios y no sólo de los directivos, por lo que entiende que los estatutos deben ser modificados.
Hasta 2010 Laporta no está obligado a convocar elecciones, pero la que se avecina igual le obliga a salir de estampida. Desde luego, desdichado aquél al que designe como su delfín, porque será eso, el del fin. De momento, por aquello de que quien da primero da dos veces, Guixá ya ha dado el primer paso. No será el único.