Menú Portada

James le pelea a Bale el trono de CR

Septiembre 1, 2015

Rodríguez, James, le costó al Real Madrid ochenta millones de euros, que la verdad sonaron a mucho y que ahora no parecen tanto. El club blanco pagó cien millones por Bale y en ocasiones se antojan mucho. Los dos se repartieron los goles del sábado, pero el corazón blanco se quedó más con lo que hizo el colombiano que con lo que ve del galés. Florentino siempre ha creído que el relevo de Cristiano es Bale, pero James se ha cruzado en el camino.

Bale-James

A James le descubrió el Mundial y más que nada un golazo contra Uruguay que le colocó en el mapa. No se sabe a ciencia cierta si antes de ese día el Madrid ya lo tenía en la cabeza y casi es lo de menos porque minutos después de aquel gol, cuando Rodrigo Fáez le preguntó en la zona mixta para la Cadena Cope si el Madrid o el Barcelona, James no titubeó. El Madrid, dijo. No era un farol porque luego se han visto las pruebas de su madridismo, acudiendo a ver partidos al Bernabéu. Quizá este si nació para jugar en el equipo blanco.

James llegó y a la vista de cómo jugó el primer año no le pesaron los millones que costó y a pesar de que se vio envuelto en la discusión sobre si él o Isco salió airoso. James tiene pase y gol, el que le dio a Bale en el primero ante el Betis y los dos que hizo, extraordinario el de falta e imaginativo el de chilena. James, en el análisis del momento, es el imprescindible en el equipo. Quizá sin planearlo, Florentino compró al sucesor de Cristiano.

Y entre tanto, Bale se alimenta de goles. Mientras marca, la cosa va bien con él. El segundo que le hizo al Betis representa lo mejor de él, la potencia en el disparo y su presencia física, que a eso no le gana nadie. Coincidió con el buen juego del Madrid, la presencia de Benzema, un guardia de tráfico para el ataque. Los de arriba están todos contentos, un poco menos Cristiano que lleva dos partidos sin marcar, estrellando balones contra Cuéllar y Adán. No tiene pinta de que la racha dure mucho, pero a su sombra está claro que crece James, mientras Bale persigue su trono.