Menú Portada
Mientras que su deuda con los bancos alcanzaba los 15 millones

Izquierda Unida recibió más de 10,3 millones de euros en subvenciones en 2007

Mayo 17, 2012

Los afiliados y simpatizantes tan sólo aportaron 2,57 millones

Fue beneficiada además de una ayuda especial por el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía por 1,39 millones

Sólo en gastos de personal destinaron 3,21 millones y otros 337.591 euros en viajes, alojamientos y dietas


Días agridulces para Izquierda Unida. Si hace dos días, UPyD en Asturias, abrió la puerta a un nuevo gobierno de coalición con el Partido Socialista, en Andalucía donde ya participa en uno, ya viven turbulencias. Diego Valderas, su máximo dirigente, ha tenido un duro arranque como Consejero de Administración Local de la Junta. Y es que mientras en la campaña defendía que no apoyaría ajustes, ha visto como a los pocos días, el Gobierno de Griñán recortaba gastos por 2.500 millones y subía impuestos por otros 1.000 millones, y así,  ha podido pasar con apuros el examen de ayer del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Mientras, en el municipio malagueño de Casares, el ex alcalde de Izquierda Unida, Juan Sánchez, ha sido detenido en la presunta trama de blanqueo y corrupción urbanística que se investiga en este municipio, supuestamente relacionada con organizaciones criminales donde se habla de vínculos con la mafia rusa. Y si el quebradero de cabeza por este grave caso de corrupción no fuera suficiente, también hay opiniones enfrentadas entre miembros de la formación de izquierda. Así, la actual alcaldesa, Antonia Morera, defiende la cautela con frases como “Vamos a esperar a ver qué dicen los jueces”, y por el contrario el coordinador general Cayo Lara, defiende la suspensión de militancia del antiguo regidor.

Millones en subvenciones y préstamos

Nubarrones para una formación política que parece haber salido de su peor momento, cuando tras las elecciones de 2007 y las generales de 2008 bajó su representación a cuotas insospechadas. Pero a pesar de ello, Izquierda Unida vivió en esos años de una situación económica holgada, de acuerdo a las cuentas del 2007 recientemente presentadas.

En ese ejercicio, recibió 9,7 millones de euros en subvenciones del Estado, Autonomías y Corporaciones Locales, a los que hay que sumar otros 663.547 euros en subvenciones electorales por los comicios locales y autonómicos que se celebraron en se año. Pero no sólo eso, en ese año, se aprobó la reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, y por ello recibió una ayuda especial por otros 1,39 millones. En total, ayudas públicas que multiplican por más de cuatro a los 2,57 millones que recibieron por aportaciones de afiliados y simpatizantes.

Y es que la aportación ha sido vital para cuadrar sus cuentas que tienen unos gastos descomunales. Sólo en personal destinaron 3,21 millones de euros, mientras que en viajes, alojamientos y dietas gastaron 337.591 euros, 323.429 en comunicaciones y 699.532 euros en publicidad entre las principales partidas. Aun así, las subvenciones y aportaciones no son suficientes, si tenemos en cuenta los 15 millones de euros de deuda con los bancos, mientras mantenía edificios y locales por 4,43 millones de euros. Con un equilibrio de ingresos y gastos tan complicado, cualquier recorte en las subvenciones de la formación de Cayo Lara, sería más que un duro golpe.