Menú Portada
Sacyr suspende la OPA de su filial por las "condiciones actuales del mercado"

Itinere, crónica de un fracaso anunciado

Abril 28, 2008

Itínere Infraestructuras ha decidido aplazar la oferta pública de venta y suscripción de acciones debido a que las condiciones actuales del mercado no aconsejan llevar a término esta operación. ¿Pero han cambiado tanto estas condiciones desde que se anuncio la OPV?. El escaso interés tanto de los inversores institucionales como minoristas, claves de este fracaso.

pq_507_LuisRivero.jpg

Si por la mañana se rumoreaba por una posible bajada de precio de la acción hasta los cuatro euros o incluso por debajo de este precio, en la tarde noche llego la confirmación de la retirada de esta OPV. Sacyr Vallehermoso no agotó el plazo, tenía hasta las 3.00 horas de la madrugada para decidir qué hacer con la Oferta Pública de Venta. Pero la compañía, ante la falta de demanda en el tramo institucional internacional y las escasas peticiones minoristas, decidió al final cancelar la operación antes de situar el precio por debajo de los 4,14 euros, el mínimo de la banda orientativa y no vinculante. La clave ha estado en las peticiones recibidas de los inversores institucionales extranjeros que no han sido suficientes para completar la suscripción de las acciones a la venta. Según fuentes financieras, muchas órdenes estaban condicionadas por debajo de los 4,14 euros por acción, la cota más baja de la horquilla fijada inicialmente y cuya parte más alta es 5,10 euros. La compañía indicó que la decisión de aplazar la oferta responde “a las actuales condiciones del mercado de capitales y dado, que sus objetivos se pueden alcanzar por otras vías, analizará, en el momento oportuno, la posibilidad de ésta u otras alternativas”. Con la operación, Itínere pretendía proporcionar mayor liquidez al valor y acudir al mercado para obtener nuevos fondos con los que acometer sus proyectos, ofreciendo a los inversores la oportunidad de participar en la tercera compañía del mundo por número de kilómetros gestionados y en la concesionaria más rentable de Europa. Lo que es seguro que ha sido un golpe muy duro para Sacyr y su presidente Luis del Rivero, la opción de desinvertir en Repsol para poder sortear la crisis inmobiliaria va cogiendo fuerza.