Menú Portada

Ismos que generan istmos

Septiembre 20, 2012

Tras las primeras etapas llanas recorridas por el pelotón, el sendero que conduce al 21-O comienza a angostarse en un repecho que será ya de largo recorrido y que, por seguro, terminará en una apretada llegada en alto a la meta volante de Monte Pío. Un circuito peraltado en el que no se permiten pájaras, en el que el tiempo será inclemente y en el que la totalidad del conjunto –jefes de filas, gregarios y aguadores- deberá mantenerse ojo avizor, ya que un ataque fructífero a estas alturas significaría quedar rezagado y tener que ir a remolque durante lo que queda de ascensión. Un puerto de montaña que castigará la flaqueza y premiará la constancia, y en el que, como en la aguerrida Esparta, “solo los recios y fuertes prevalecerán”. Salida lanzada.

Política fiscal y desacuerdo televisivo

El equipo del Partido Popular Gallego concentra a todos sus efectivos alerta. Tras las declaraciones de su portavoz, Antonio Rodríguez Miranda, en las que encumbraba la candidatura férrea y sin fisuras de Núñez Feijóo y su escuadrón de aspirantes al Hórreo, el secretario general del PPdeG y responsable de la campaña, Alfonso Rueda, continúa enzarzado en una lucha sin cuartel por dirimir el cuándo y el cómo de unos debates televisivos en los que los tres partidos con representación parlamentaria tendrán carta blanca para asaetear al prójimo con incómodos interrogantes. Unas conversaciones que, asemeja, no tendrán una pronta resolución si el PSdeG no comienza por anteponer el interés público al interés partidista, tras abandonar el barco de los debates in extremis cuando ya se avistaba tierra.

El coordinador del programa electoral, Pedro Puy, ha desglosado un nuevo epígrafe del proyecto popular. Este nuevo apunte versa sobre propuestas fiscales que acompañarán a las políticas sociales del PP y entre las que prepondera la atención prioritaria a los más desfavorecidos. Un plan para luchar contra la pobreza infantil que en la comunidad reviste un mudable 20%. En esta línea, Puy ensalzó los logros del partido en la materia hasta la fecha como “no jugar con el estado de bienestar” y “mantener básicamente” la estructura fiscal existente, introduciendo rebajas selectivas en determinados impuestos “para beneficiar a determinadas actividades y colectivos”.     

Propuestas populares como programa electoral
En otro orden de cosas, el recientemente nombrado candidato de CxG, Xoán Bascuas, renuncia a ambiciones desorbitadas y asegura que, el próximo 21 de octubre, “interesa poder sumar para el galleguismo y el nacionalismo”. El candidato de Compromiso acude a la frágil intención de voto del electorado y se encomienda al “45% de los ciudadanos que no han decidido su voto”, así como a la referencia de mayor enjundia del partido, “la importancia y la trascendencia” que aporta el ex militante popular Rafael Cuíña. El pragmatismo vuelve a asomar en la carta de presentación de Compromiso cuando afirma que “lo que nos interesa es significar la propuesta de CxG es novedosa, con nuevas formas de hacer y de pensar”. Un partido innovador a todas luces que recopilará en unas jornadas, las propuestas aportadas por los ciudadanos para elaborar su programa electoral.
 
Panorama incierto

En la presentación de las listas de Alternativa Galega de Esquerdas, los dos líderes de la formación, Yolanda Díaz por EU y Xosé Manuel Beiras por Anova, fueron interpelados por la unión de un partido nacionalista gallego con uno ‘españolista’. Una vez más, ambos grupos defendieron a capa y espada sus “coincidencias programáticas”. Un nuevo episodio de la sucesión de credos e idearios en los que se inscriben la montonera de partidos que pujan por el Hórreo, y que convierte la guerra política en una contienda de ismos, desvinculándose de lo verdaderamente capital: el estado de bienestar. Unos ismos que, de seguir por estos derroteros, pueden desencadenar temblores de la tierra sobre la que se asienta el gobierno único, generando istmos o territorios aislados que, de llegar al 5%, podrían acordar un sincretismo babilónico que se instalaría en el poder. Recuerden Pangea, pero a la inversa.

Al hilo de esta situación, Beiras fue advertido de las palabras de Feijóo acerca de las posibles coaliciones entre partidos de izquierdas para gobernar, a lo que el líder nacionalista respondió airado y recurriendo a un exabrupto lacerante. “¡Hay que ser imbécil para decir esas cosas!”, arguyó.

La actualidad se completa con las palabras del aspirante socialista, Pachi Vázquez, quien abogó en Uruguay por la unidad para “cambiar la economía especulativa por la productiva”, tres días más tarde de la visita del candidato popular a Montevideo. Una actualidad marcada, sin lugar a dudas, por el anuncio del presidente del Gobierno Central, Mariano Rajoy, sobre su intención de asistir al último acto de la campaña en Galicia. Una campaña en la que -con el permiso de los demás grupos- Génova y Ferraz aportarán otro cariz.   

Jesús Prieto