Menú Portada
La tonadillera muy enfadada con Julián Muñoz

Isabel Pantoja vuelve a Moscú

Octubre 7, 2009

Hace algunos años que tuvo la oportunidad de cantar en el frío Moscú donde consiguió embelesar a todo el público. Ahora, después de las polémicas, Isabel Pantoja vuelve al Palacio Internacional de la Música.

pq_867_isabelpantoja2.jpg

La última entrevista que Julián Muñoz ha concedido a la revista ‘Lecturas’ no ha dejado indiferente a nadie. Ni siquiera a Isabel Pantoja. Me cuentan que al leer las últimas declaraciones, Pantoja pensó en telefonear a Julián. Está harta y ya no está dispuesta a claudicar ante los embistes desmedidos del ex edil. No es la primera vez que Muñoz deja caer públicamente que Isabel ya no es la misma mujer de la que se enamoró hace algunos años, pero en esta ocasión la presión no es comparable. A pesar de que tenía claro querer mantener una conversación con Muñoz, el sabio consejo de quienes la rodean consiguió cambiar de opinión. Sin embargo, Isabel está encendida en llamas. A la marcada deslealtad de su ex pareja, se unen ahora las incesantes bromas que más de uno está haciendo después de que Julián explicara a la periodista Paloma García Pelayo que Pantoja sigue pagando todos los gastos de ‘Mi gitana’, salvo el agua. Cuentan, y no acaban, que ya hay quien está telefoneando a la artista para preguntarle cuáles son sus hábitos de higiene personal. Bochornoso. Pero no todo son disgustos en la vida de la cantante, de momento su agenda de conciertos sigue aumentando conciertos, bolos y recitales. El próximo quince y dieciséis de octubre actuará en el Palacio de la Música de Moscú, dentro del programa “Días de España” en el que también está previsto que actúe el tenor José Carreras. En la misma ciudad, hace unos años, tuvo una de sus más polémicas actuaciones. Por aquel entonces, Pantoja ofrecía una entrevista en exclusiva en el programa ‘Botía en Compañía’ que conducía Javier Botía en Televalencia en la que contó lo incontable: “No tengo nada que ver con la mafia rusa”, dijo entonces ante los rumores que surgieron por su actuación en aquel marco.  
A los problemas con la justicia, se une estos días los lamentos y la tristeza tras la celebración del veinticinco aniversario del fallecimiento de Paquirri. Tal y como expliqué hace unas semanas en este mismo medio de comunicación, la huida de la tonadillera a tierras mexicanas no ha conseguido evitar que se emocionara al recordar la figura de su único marido. Allí, entre actuación y ensayo, Isabel se refugiaba en los brazos de su hermano Agustín y repetía entre sollozos un “cómo me cambió la vida” que estremecía a todos los que la escuchaban. La cantante se refería a cómo la muerte de Paco le dejó el alma hecha jirones in eternum.  Es, como dice su amigo José Manuel Parada, la semana de pasión que deberá sufrir de por vida…
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)