Menú Portada
La tonadillera insiste en que se le adeuda una cantidad económica: "Ya está bien"

Isabel Pantoja reclama lo que es suyo

Noviembre 13, 2008

La tonadillera Isabel Pantoja se pronuncia sobre la polémica. Un empresario le adueda una cantidad económica que ella ya ha reclamado mediante una demanda.

pq_636_isabelpantoja.jpg

Está siempre en el ojo del huracán, a pesar de que no suele hacer declaraciones ante los medios de comunicación. Isabel Pantoja, que en los próximos días emprenderá un viaje a México para dar un concierto de su gira latinoamericana (le acompañarán Kiko, Tessi y Agustín), afronta con una sonrisa los vaivenes continuos de una vida que nunca fue justa con ella. Hace unos días adelanté en el programa ‘Está Pasando’ que la tonadillera está envuelta en un nuevo escándalo. Se siente estafada por un empresario, Juan de Dios, responsable de la empresa Acevedo Espectáculos que se niega a pagarle el caché que debería haber recibido por dar un concierto en Sevilla. El ya mencionado caballero abonó parte de la cantidad adeudada con un cheque sin fondos que puso muy nerviosa a la grandísima Isabel. Fue entonces cuando, en un intento desesperado por convencer a la tonadillera de que el pago iba a realizarse como estaba previsto, Juan de Dios le ofreció actuar, por todo lo alto, en una gala que tendría lugar el día de su cincuenta y dos aniversario en un Rocío que tantos recuerdos guarda sobre su persona. Isabel aceptó sin medias tintas. Confió en su palabra hasta que días antes comprobó que no sólo se iba a repetir la escena de Sevilla (volverle a pagar de forma extraña) sino que las condiciones mínimas requeridas por la artista no se estaban cumpliendo. Por eso pidió la suspensión de la gala.
 
Aquella mañana el ánimo de los fans era de desconsuelo. Entendieron a la perfección a una Isabel que iba a ser apaleada por segunda vez consecutiva por un mismo empresario, pero iban a perderse una de sus más emotivas actuaciones. Parece mentira que, transcurridos varios meses desde que entonces, sus seguidoras más acérrimas no hayan percibido la devolución del importe de las entradas ni tan siquiera hayan recibido una explicación convincente por parte del dichoso empresario. Hay quien se gastó cerca de dos cientos euros por reencontrarse con esa Isabel Pantoja que no tiene comparación: “Ya está bien, porque siempre se dicen cosas de mi, y en este caso a la que no me pagan es a mí”.
 
Quizás también porque sus seguidoras atraviesan un sendero en el que todo son baches, Pantoja decidió interponer una demanda de reclamación de cantidades que dejará al descubierto toda la verdad. Su abogada, una Graciela Otondo dispuesta siempre a ayudar a Isabel, no lo dudó ni un minuto y espera poder recuperar el caché no abonado del primer concierto y del segundo. Así son las cosas. A ver quien nos roba hoy, como de costumbre, la información publicada en este medio.
 
Por Saúl Ortiz