Menú Portada
La cantante no quiere ni oír hablar de la denuncia que le ha interpuesto su ex chófer

Isabel Pantoja planta cara a Julián Muñoz

Noviembre 11, 2007

Cuando Isabel Pantoja empezaba a creer que todo lo que le había sucedido este tiempo formaba parte de una tétrica pesadilla, Francisco Javier Rodríguez, un ex empleado de la cantante, le ha denunciado por fraude y enriquecimiento ilícito al asegurar que los hoteles The Westin Palace y Locrimar de Madrid y Marbella, así como empresas de alquiler de vehículos, le están acosando judicialmente para que abone los adeudos -que ascienden a siete mil euros- que, según su versión, generaron Julián Muñoz e Isabel Pantoja cuando le contrataron para trasladar a la artista de una ciudad a otra.

pq__ip.jpg

Así mismo, Rodríguez asegura que nunca percibió el dinero que le correspondía por desempeñar su labor profesional, y les reclama, vía judicial, todas las facturas que, por el momento, permanecen impagadas.

La cantante ha decidido desvincularse del asunto que atañe directamente a una de sus empresas (Franbel Artis SL), a través de la que se contrataron los servicios del denunciante, al considerar que, en caso de haberse cometido una irregularidad, la responsabilidad total recaería en un Julián Muñoz que, al parecer, tomó las riendas de sus sociedades durante el tiempo que duró su controvertido idilio.
Fue el ex edil el que contrató a Francisco Javier para ocuparse del mantenimiento de la finca “La Cantora” en julio de 2005, y el que tiempo más tarde, le ofreció un sobresueldo por ejercer de chofer particular de la artista. Un chollo que Francisco Javier no tardó en aceptar, quizás porque la retribución añadida casi duplicaba su salario habitual.
La Pantoja asegura desconocer cómo se fraguó su contrato y las condiciones económicas que se acordaron por aquel entonces. Pese a que el ex empleado no ha tardado en confirmar que la denuncia se interpuso hace tiempo, Graciela Otondo, abogada de la tonadillera, ignora semejante acción: “De momento no tengo constancia de que se haya denunciado a Isabel Pantoja por este hecho. Ni hasta nuestro bufete, ni tampoco hasta el domicilio de nuestra representada, ha llegado ningún tipo de documento que acredite que se ha abierto un procedimiento por este tema”. Afirmación esclarecedora.

Se rifan a Carlo Constanzia en televisión

Nunca unas grabaciones telefónicas dieron tanto que hablar. En los últimos días, el programa ‘Aquí Hay Tomate’ ha sacado a la luz un material que podría poner el punto y final al matrimonio entre Mar Flores y Javier Merino. Se trata de una interesantísima conversación telefónica, mantenida supuestamente entre Carlo Constanzia, ex marido de Mar Flores y padre de su primer hijo, y la propia actriz, que tuvo lugar hace cerca de doce años cuando Mar empezaba a coquetear con el acaudalado empresario Javier Merino.
Pese a que por aquel entonces todavía no habían firmado el divorcio, Constanzia y Flores ya hacían vidas separadas. Sin embargo, las cintas que circulan por múltiples redacciones, recogen, supuestamente, los verdaderos motivos que llevaron a Mar Flores a iniciar una relación con Javier Merino. Más de noventa minutos de intensa charla en la que se suceden lloros, confesiones, deseos y pactos que podrían desvelar las pretensiones ocultas de ambos protagonistas. O al menos, eso se supone.

De momento, Carlo Constanzia reaparecerá esta semana en un programa de televisión –podría ser en ‘El Ventilador’- para zanjar la polémica suscitada en la última semana, airear el contenido de las cintas y desvelar que hubo un tiempo en el que estuvo loco de amor por la modelo. Negocia, regatea e incluso mercadea a la vez con dos cadenas de televisión interesadas en escuchar su testimonio. Al italiano se lo rifan en una batalla por conseguir conocer los motivos que le llevaron a grabar una conversación privada con una Mar Flores a la que todavía no había dicho adiós definitivamente.

Por Saúl Ortiz