Menú Portada
Pese al autobombo del letrado Javier Saavedra, la petición corrió a cargo del ministerio fiscal

Isabel Pantoja pena la libertad de Julián Muñoz en brazos de sus familiares

Septiembre 23, 2007
pq__PANTOJA.jpg

Isabel Pantoja necesitó respirar profundamente para asimilar que su ex novio Julián Muñoz podría abandonar de forma inminente el centro penitenciario de Jaén tras recibir un permiso de libertad bajo fianza por su implicación en la Operación Malaya. La tonadillera sufrió un revés que consiguió amargarle el resto de la jornada. La tensión se apoderó de ella al imaginar cómo debería reaccionar ante los medios de comunicación que siguen y persiguen todos sus movimientos.
No es de extrañar, pues la puesta en libertad del ex edil pondría de manifiesto que su historia de rancio amor ya forma parte de un turbulento pasado que prefiere olvidar. No esperaba que esta situación pudiera llegar a producirse tan rápidamente. Hace mucho que Isabel decidió quemar en la hoguera del desamor todos sus recuerdos. Tanto es así que incluso baraja la posibilidad de pregonar a los cuatro vientos que ya nada le une a «ese señor» que consiguió cegarle con su innegable prosa. 
 

Y a “la otra” le brillaron los ojos

Mientras Isabel penaba su tristeza y desasosiego ante el temor de que Julián reapareciera inesperadamente en su vida, Maite Zaldivar se enteraba de la noticia a través de la televisión y sus ojos brillaron con una intensidad pasmosa. La peliteñida, que como ya contamos hace algunos días en este mismo medio, ha propiciado una “reconciliación” con el que fue su marido, se sonrío al saber que Julián podría volver a casa para la Navidad –igual que el turrón- por el arraigo familiar que firmaron sus dos hijas con las que nunca perdió el contacto.
Aquel enfrentamiento benaventino no fue más que una estrategia para intentar que la Pantoja no se enterara de que todavía tenía algún tipo de relación con su otra familia. La voz de Maite sonaba fuerte, esperanzadora e incluso sincera: “Me alegro, pero prefiero no hacer ningún tipo de declaración porque yo no hablo de mi vida privada ni menos de la de gente de mi familia”. Chirriante afirmación que sirve para entender ciertas cosas…
 

Seguirá cumpliendo condena</font>

El auto de libertad bajo fianza se dictó a primeras horas de la mañana del pasado viernes y responde a la petición instada por el ministerio Fiscal a principios del mes en curso, y no por el abogado de Muñoz, Javier Saavedra, que intentó de forma frustrada la obtención de dicho permiso cuando el juez Miguel Ángel Torres ocupaba el cargo de instructor del famoso caso. La fianza impuesta al ex alcalde de Marbella, que asciende a 50.000 euros, no se establece de forma arbitraria, sino teniendo en cuenta sus circunstancias personales: el tiempo ha mitigado el riesgo de fuga y de la destrucción de pruebas que pudieran incriminarle en otros delitos.
Sin embargo, que Julián pueda abandonar Jaén II en los próximos días, forma parte de sueño que podría no llegar a cumplirse nunca. El de El Arenal tiene que cumplir la condena de un año que la Audiencia Provincial le impuso por el ‘Caso Moansa’, un importante delito urbanístico consistente en la concesión de una licencia de obras en zona verde en la avenida Huerta Belón de Marbella. Así mismo, fuentes judiciales de total solvencia informan a extraconfidencial.com que todavía están pendientes de ejecución algunas causas en las que podría verse involucrado. Será necesaria la obtención del tercer grado penitenciario (sólo tendría que acudir a prisión para dormir) de aquellas condenas que todavía le quedan por cumplir.
Algo que puede conseguir si el ministerio Fiscal lo solicita atendiendo a razones humanitarias. No obstante, sorprende que pocos minutos antes de conocerse públicamente que Julián podría abandonar su encierro carcelario, Javier Saavedra me asegurara desconocer cuál sería el futuro de su defendido ya que, pese a que es el Fiscal el responsable de esta posible libertad, resulta cuanto menos curioso que no se le hubiera notificado como parte interesada en este asunto: “No tengo constancia de que se le haya dado el permiso ni sé cuando puede salir de la cárcel, pero bueno si me dices que en breve se le va a conceder la libertad bajo fianza me alegro mucho por él e iré a recogerlo en cuanto me lo digan”.

Por Saúl Ortiz