Menú Portada
La tonadillera triunfa en el Gran Rex de Buenos Aires

Isabel Pantoja no ha “echado” a Julián Muñoz

Febrero 16, 2009

Ha roto definitivamente. Sin embargo, las últimas informaciones sobre sus intenciones con Julián Muñoz no parecen ceñirse a la realidad. Eso es lo que aseguran sus más allegados. Ajena a las especulaciones, Isabel Pantoja triunfa sobre las tablas argentinas.

pq_702_isabelpantoja1.jpg

Mucho ha llovido desde que a mediados del mes de enero publiqué en ‘El Mundo’ la primera entrevista que Isabel Pantoja ofreció reconociendo veladamente que la relación sentimental que mantenía con Julián Muñoz había llegado a su fin. Aquel “no tengo tiempo para el amor” que susurró durante la conversación, levantó una espesísima polvareda mediática que aún colea. La entrevista de marras, a diferencia con la que ha concedido recientemente, se obtuvo sin chequera de por medio. Se hizo por amistad. No hubo agasajos ni formalidades. Tampoco preguntas almibaradas ni respuestas pactadas. Muriendo a chorros de sinceridad, la tonadillera abrió su corazón en una charla en la que las palabras brotaron de su alma. Desde dentro de sus entrañas. De donde nacen sus mejores canciones. Ella, la misma. La que consigue arrancar los aplausos enfervorizados de sus fans de toda una vida, de los modernos que siempre están a la última, de los críticos musicales, de las amas de casa, quiso  confesar que sólo una vez conoció el amor verdadero. Aquella fueron las letras de una Isabel Pantoja en su máximo esplendor.
Ahora, semanas después de aquel bombazo periodístico que hirió desmesuradamente el ego a más de uno, la revista ´Hola!´ ha publicado la confirmación de la ruptura. Sin embargo, sorprende que en la interviú que firma Chelo García Cortés (pero que paga Eduardo Sánchez Junco, director de la publicación) se sucedan preguntas que no aportan prácticamente nada al diálogo. Más bien resultan faltas de innovación u originalidad. Choca hasta el estremecimiento que hayan dibujado una especie de rivalidad absurda por intentar demostrar quién está más cerca de la artista, intentando eclipsar momentos y triunfos. No obstante, realmente emotivas y sinceras resultaron las respuestas de una artista que continúa siendo la reina de los escenarios. Pantoja es la única que consigue que todo un teatro se ponga en pie para ovacionarla durante cinco minutos seguidos. Es de las pocas que emociona con su voz y con su expresividad. Lo ha demostrado con creces en el Gran Rex de Buenos Aires donde fue vitoreada como a una Virgen. Alzada como a una auténtica Diva. Allí sigue en permanente contacto con sus hijos y sus más allegados. No está incomunicada ni desaparecida en combate.
En otro orden de cosas, estos días se habla con insistencia sobre las decisiones que Isabel habría tomado para distanciarse in eternum de Julián Muñoz. Algunos advierten que en su afán por romper todo tipo de relación, Pantoja habría solicitado judicialmente que el ex edil abandonara la finca ‘Mi gitana’ propiedad de ambos (Isabel paga la hipoteca y los gastos) desde que iniciaron su controvertido romance. No es cierto. La letrada de la cantante, una Graciela Otondo siempre leal y con una profesionalidad desbordante, me atendió telefónicamente para negar tajantemente que estos avances sean reales. De momento no hay petición de ningún tipo ni estrategia urdida para desahuciar a Muñoz. Sólo de momento. Será hasta que Julián rompa su silencio en una entrevista que concederá próximamente a una televisiva periodista, tal y como publicó Joana Morillas en ‘La otra crónica’. Está dispuesto a tirar de la manta y arremeter contra la que, hasta ahora, proclamaba era la mujer de su vida. Palabras que ahora huelen a falsedad sentimental.